El proyecto fue llevado al recinto por el kirchnerismo, y contó con el respaldo de otras bancadas opositoras. “Es una muestra más de que el intendente gobierna de espaldas a la comunidad, que se viene manifestando y reclamando una respuesta a los graves problemas edilicios de las escuelas y por las deficiencias en el servicio alimentario escolar”, denunciaron desde Unidad Ciudadana.

En la sesión ordinaria del día jueves, el sabbatellismo y el resto de las bancadas opositoras presentaron un proyecto para declarar la emergencia educativa en materia de infraestructura y del Servicio Alimentario Escolar en Morón. El objetivo del expediente es permitir acelerar los procesos para poner en valor las escuelas del distrito.

Además, entre otras cosas, el proyecto proponía utilizar el Fondo Educativo “exclusivamente” para obras de infraestructura; y que el Ejecutivo entregue un informe periódico donde se rinda la inversión y los avances.

Cambiemos rechazó la iniciativa, y sus 12 manos permitieron que sea archivada. El resto de los bloques, Unidad Ciudadana, Frente Renovador y Gen, votaron a favor. Estuvo ausente -informa el medio guida de Noticias- la edil peronista Karina Godoy.

Mediante un comunicado de prensa, Cambiemos defendió su postura. En el mismo, el concejal Emiliano Catena calificó como “demagógico” al proyecto de la oposición para declarar la emergencia educativa en materia de infraestructura y Servicio Alimentario Escolar. “No les interesa la educación, están usando a la comunidad educativa y no reconocen sus errores”, explicó.

“Todo lo que la oposición sugiere en ese proyecto muestra su profundo desconocimiento sobre lo que pasa en las escuelas de Morón”, señaló. “Estamos trabajando el gobierno de Morón, el Consejo Escolar y la provincia de Buenos Aires para solucionar los problemas de infraestructura que causaron décadas de falta de mantenimiento y abandono a la educación pública”, agregó.

En ese sentido, el legislador indicó que “el listado de problemas edilicios que pide la oposición ya se realizó y ya estamos interviniendo en más de la mitad de las escuelas de Morón, tanto en cuestiones de la infraestructura general del edificio como en la instalación de las cocinas para el Servicio Alimentario Escolar”.

“Es vergonzoso que la oposición presente esto, cuando fueron ellos los responsables de no hacer el mantenimiento en las escuelas durante años. Cuando nos encontramos con un techo en mal estado porque no se reparó a tiempo un desagüe pluvial, vemos el costo que tiene la desidia y el abandono de la escuela pública”, sentenció.

Finalmente, el hombre de Cambiemos aseguró que el proyecto de la oposición “es un intento desesperado de aprovechar políticamente lo que ellos hicieron mal y nosotros estamos reparando”.

“La situación en Morón no es comparable con la de otros distritos. El intendente Ramiro Tagliaferro dispuso que el Fondo Provincial Educativo vaya a infraestructura en las escuelas, no como hicieron otros distritos, que lo desviaron a otras obras o a pagar sueldos de municipales. Acá hoy no hay escuelas sin clases, y no pensamos parar en hacer todas las obras que hagan falta para que los estudiantes y los docentes estén en un ámbito adecuado para la educación”, cerró.

Desde el lado del kirchnerismo, Hernán Sabbatella, presidente de esa bancada, entendió que el rechazo es “una muestra más de que el intendente Ramiro Tagliaferro gobierna de espaldas a la comunidad, que se viene manifestando y reclamando una respuesta a los graves problemas edilicios de las escuelas y por las deficiencias en el servicio alimentario escolar”.

“El proyecto se presentó en el marco de la crisis presupuestaria y de infraestructura que vive la educación pública y tenía como objetivo generar una herramienta facilitadora para dar respuestas al deterioro que existe actualmente en las escuelas del distrito. Era una iniciativa para darle al intendente las facultades técnicas y legales para que se ponga a trabajar en lo que demandan nuestros vecinos y vecinas, acondicionar la infraestructura escolar y evitar tragedias como la ocurrida en Moreno”, destacó. Y añadió: “El Municipio recibió casi 70 millones de pesos a través del Fondo Educativo Nacional que no sabemos en qué fue invertido y este proyecto establecía, entre otras cosas, que esos recursos se destinen exclusivamente a intervenciones de infraestructura. Lamentablemente para el jefe comunal la educación y la seguridad de nuestros pibes y docentes no es una prioridad”.

Consumado el rechazo, el alcalde Ramiro Tagliaferro eligió las redes sociales para explayarse. “Gobernaron 16 años, dejaron las escuelas destruidas y ahora piden la emergencia edilicia. Nosotros nos ocupamos y en menos de 3 años estamos haciendo obras en el 53 por ciento de los establecimientos, dando respuesta a una deuda histórica”, escribió en Facebook.

“A través del Fondo Educativo ya estamos realizando mejoras en la infraestructura de 26 establecimientos. Con el Sistema Alimentario Escolar, refaccionamos cocinas y comedores en 48 instituciones y continuaremos con 40 más”, amplió. Y concluyó: “Lamentamos la política oportunista y el profundo desconocimiento sobre lo que pasa en las escuelas de Morón”.