El concejal de Unidad Ciudadana habló del mal uso de los recursos públicos en obras que quedaron inconclusas y dijo que hay incapacidad en la gestión local.

“El gobierno de Mauricio Macri encontró un camino, el del endeudamiento, no sabe salir de esa encerrona, y hoy dependemos más del tesoro norteamericano y la voluntad externa, que la propia decisión” dijo el hombre de Tres de Febrero sobre el crítico escenario que vive el país, y sostuvo que “la situación económica no solamente complica al pobre, también a la clase media, a los comerciantes y a los industriales”.

Opina Rodríguez que el 10% de incremento salarial otorgado por el gobierno local a los trabajadores municipales tras acuerdo con el sindicato “quedo desfasado, y los representantes gremiales no encuentran la posibilidad de lograr una paritaria acorde al costo de vida” con una inflación anual estimada del 40%.
“Consideramos que debe haber una clausula superior el 20% para poder darle una vida digna a los municipales” de Tres de Febrero, opinó.

En el orden de los acuerdos salariales nacionales, el concejal subrayó que “no se equivocaron los gremios que eran criticados cuando pedían incrementos del 25% cuando el tope era 15%, hoy al menos esos trabajadores tienen amortiguado el golpe de la devaluación que está llegando poco a poco a los supermercados y a los servicios”.

Al respecto de la obra pública en el Municipio de Tres de Febrero, fuerte durante los dos primeros años de la gestión de Diego Valenzuela, hoy mermando, Máximo Rodríguez consideró que “hubo excesos en los gastos”.
“El barrio Derqui tuvo casi 8 millones de dólares de presupuesto en marzo de 2016, y hoy la obra quedó por la mitad”, sumado dijo, a una crisis de inseguridad “que ha ganado al barrio”, denunció.
“El Paseo de los Granaderos se ejecutó solamente en un 30% con un prestamo que otorgó el gobierno nacional de casi 70 millones de pesos, y no era una cuestión prioritaria para el distrito”, opinó.

“Hay incapacidad y el intendente está fracasando en su intento de gobernar Tres de Febrero”, exclamó finalmente el opositor, y cerró su miramiento afirmando que “este gobierno sin plata, no sabe gobernar”.