El polideportivo municipal ya cuenta con dos desfibriladores automáticos para que, ante una emergencia, pueda ser asistida cualquier persona que sufra un paro cardiorrespiratorio. El personal fue instruido para utilizarlos y los jóvenes que allí entrenan fueron capacitados mediante una demostración práctica.

Un desfibrilador externo automático es un dispositivo que, ante un paro cardiorrespiratorio, realiza una lectura electrocardiográfica y, en caso de que el corazón de la víctima lo requiera, produce descargas eléctricas para que vuelva a latir. El polideportivo municipal Gorki Grana ya cuenta con dos de estos aparatos en sus instalaciones, uno en la administración y otro en el hall del microestadio.

Todo el equipo de la Dirección de Deportes y Recreación municipal que realiza labores en el Gorki Grana, tanto profesores como administrativos y personal de campo, fueron capacitados en reanimación cardiopulmonar y en el uso de los desfibriladores. Así, el predio pasó a ser un espacio cardioprotegido.

En el marco de este avance, los profesores realizaron una jornada para instruir a los jóvenes que allí realizan sus prácticas deportivas. Entre otros recursos, llevaron a cabo un simulacro en el que se representaron escenas que requerían del uso de los desfibriladores.

Al respecto de esta nueva etapa, el director de Deportes de Morón, Jorge Vivas, expresó: “Como espacio cardioprotegido, el Gorki Grana cuenta con mayores posibilidades de respuesta ante un accidente. Los desfibriladores lo convierten en un lugar más seguro para los más de cinco mil vecinos que vienen a realizar actividades físicas a diario. Por eso el intendente Ramiro Tagliaferro nos indicó que era prioritario incorporar este tipo de equipamiento”.