El Comando de Patrullas interceptó una Ford Ranger que se encontraba realizando maniobras peligrosas en Morón. Luego los agentes de Tránsito municipal le practicaron el test de alcoholemia, el cual registró que tenía 2,27 gramos de alcohol en sangre, cinco veces más del límite permitido.

Luego de que la Policía Local detectara una Ford Ranger que era conducida peligrosamente sobre la avenida Yrigoyen, el Comando de Patrullas intervino para cortarle el paso. Tras ello, agentes del gobierno de Morón le realizaron la prueba de alcoholemia al conductor y detectaron que tenía 2,27 gramos de alcohol en sangre.

La intercepción tuvo lugar sobre la avenida Yrigoyen, a pocos metros del cruce con la calle San Martín. Después del trabajo de los efectivos provinciales y el personal de la Dirección de Tránsito y Transporte municipal, el hombre fue demorado y su licencia retenida.

Por último, la camioneta fue secuestrada por la dependencia gubernamental. En tanto, el juzgado interviniente inhabilitará al individuo para que no pueda seguir conduciendo.