Con un fuerte mensaje contra la legalización del aborto, el Municipio de San Miguel inauguró el séptimo CDIF, en este caso en Barrufaldi, Bella Vista. Del acto participó junto al intendente Jaime Méndez, el ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Joaquín de la Torre. También asistieron el periodista Gastón Recondo y la mediática Amalia Granata, dos de las personalidades que más se han manifestado contra el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo.

“Estamos muy contentos por tener otro Centro de Desarrollo Infanto Familiar, es una de las tantas cosas que se hacen para el acompañamiento de las familias en situaciones vulnerables, en este caso va dirigido directamente a la infancia”, expresó el intendente en diálogo con SMnoticias.

Además, agregó que espera poder llegar con estos centros a “Santa Brígida y a muchos barrios más”. “Seguiremos trabajando para que todas las familias de San Miguel tengan esta posibilidad”, expresó. “Sabemos que tenemos que llegar a otros lugares, pero estamos contentos de que empiece a funcionar hoy”, señaló.

Méndez también hizo referencia a la ley de interrupción voluntaria del embarazo, que se discutirá mañana en el Senado nacional. “Nosotros sabemos que existe el problema, que hay muchas madres en situaciones vulnerables y que hay que acompañarlas porque el camino no es el aborto, eso tratamos de transmitir”, dijo.

Posteriormente, el ministro de la Torre aseguró que si bien no se sienten pioneros en este tipo de políticas considera que San Miguel agarró un tema “que era importante”, y dijo que “esta inauguración, nada tiene que ver con la discusión de estos días”. “Esto mejora la oportunidad de un montón de chiquitos que nacen en situaciones difíciles”, añadió.

“Creemos que los argentinos no debemos equivocarnos en el foco. Hoy el enemigo que tendría que tener la política es la pobreza”, afirmó. “Las malas administraciones de estos años han hecho que crezca y debemos ocuparnos de los temas que condenan a nuestra población a vivir en situaciones desparejas”, dijo.

“Con este tipo de programas, dentro de cinco o seis años deberíamos empezar a tener una baja en la deserción escolar de los chicos que tienen entre 13 y 14 años, de cualquier manera sabemos que San Miguel necesita 14 de estos centros”, concluyó el ex jefe comunal.