El epicentro del conflicto es en el aeropuerto de El Palomar. Los vuelos cancelados son alrededor de 20, los pasajeros afectados son cerca de 4 mil. No se trata del primer inconveniente que se presenta con la aerolínea low cost.

La aerolínea low cost Flybondi realizó una masiva cancelación de vuelos en las últimas 48 horas y complicó el viaje de más de 4 mil pasajeros, mientras se evalúa su suspensión por los constantes problemas técnicos.

El aeropuerto de El Palomar es el epicentro del conflicto, ya que allí se quedaron varados la mayor cantidad de pasajeros, quienes reclaman soluciones para volver a sus hogares o viajar a sus destinos.

La compañía atraviesa su peor momento desde la llegada al país. Desde el jueves, las cancelaciones no paran y la furia de los clientes sigue en aumento. Ese día la empresa lowcost suspendió vuelos hacia Bariloche, Mendoza y Córdoba. También canceló dos servicios entre Córdoba y Bariloche. El viernes, se cancelaron vuelos desde El Palomar hacia Iguazú y Mendoza.

En tanto, ayer fueron afectados quienes debían viajar a Iguazú, y en lo que va del domingo, Flybondi ya dio de baja vuelos entre El Palomar y Salta, Neuquén, Bahía Blanca y Tucumán, además de tener demorados el resto de los trayectos.

En conversación con canales de noticias, pasajeros expresaron que la empresa no da respuestas y que ofrece reprogramar los vuelos hasta dentro de 72 horas.

Por otra parte, desde la empresa informaron que los problemas se originaron por la “baja visibilidad” que había para volar y aclararon que “todos los pasajeros afectados ya fueron reubicados” en otros vuelos de la compañía.

En el comunicado detallaron que “el aeropuerto de El Palomar estuvo cerrado durante 12 horas por baja visibilidad, lo que generó la cancelación de 6 vuelos”, y además, confirmaron que “todos los pasajeros fueron reubicados para los siguientes vuelos que tiene la compañía al mismo destino”.

Desde que comenzó a volar, Flybondi ha tenido varios inconvenientes de demoras y cancelaciones. Además, sufrió un incidente con un avión en el aeropuerto de Iguazú que, al intentar despegar, pegó su cola contra la pista y debió abortar la salida. Asimismo, trascendió que durante el receso invernal incumplió en más de 33 vuelos, dejando a pasajeros varados en distintas provincias del país.

Cabe recordar que, tanto sobre la empresa como sobre el aeropuerto de El Palomar, pesa un pedido de suspensión de actividades por parte del fiscal Jorge Di Lello por razones de seguridad.