El Concejo Deliberante de San Miguel sesionó por partida doble este miércoles y tuvo varios expedientes de relevancia, aunque llamativamente no se desencadenaron los intensos debates que son costumbre en el recinto. Sobre tablas, el cuerpo declaró de interés las leyes conocidas como “Justina” y “Brisa”, y aprobó pedidos de informe presentados por la oposición.

Entre los pedidos de informe, el concejal de Unidad Ciudadana, Bruno Baschetti, pidió datos relacionados a las medidas que lleva a cabo el Ejecutivo para solucionar la falta de empleo. Como ocurrió con casi todos los expedientes, el oficialismo le dio el visto bueno.

Durante el tratamiento de los pedidos de informe se observó que hubo un diálogo previo para determinar qué se iba a hacer y se evitaron las discusiones que suelen ser costumbre. Así ocurrió con los expediente que solicitaban información relacionada al aumento de cupos en los comedores y otro que pedía saber cómo se está ejecutando el Servicio Alimentario Escolar. Ambos fueron aprobados.

En cuanto a las ordenanzas, el Legislativo envió a comisión cuatro proyectos de Unidad Ciudadana, entre los que se destacan uno que solicita la adhesión a la ley nacional de gratuidad de tarifas de servicio eléctrico para aquellas personas electrodependientes y otro relacionado a la creación del Observatorio Municipal contra la Violencia de Género

En relación a los proyectos de declaración, la concejal oficialista Diana Ábalos propuso que sean de interés municipal las leyes conocidas como “Brisa” y “Justina”, ambas sancionadas recientemente por la Cámara de Diputados y que cuentan con un fuerte contenido social. La primera de ellas otorga una remuneración económica para los hijos de víctimas de femicidios; la otra, convierte en donantes de órganos a todos los ciudadanos argentinos mayores de 18 años. Ambas iniciativas fueron aprobadas por unanimidad.