Provincia y país

Como en Francia, Kicillof quiere un pasaporte sanitario para entrar a bares, restaurantes y gimnasios

El gobernador de la provincia de Buenos Aires dio hoy un indicio de lo que sería en breve una restricción definitiva a las libertades de quienes no puedan o no quieran vacunarse contra el coronavirus en territorio bonaerense. Habrá aforos extras en locales gastronómicos y de otros rubros para quienes hayan recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, en lo que parece la antesala para prohibiciones como las que impuso Emmanuel Macron en Francia.

“Esta vez se quedan en casa ustedes, no nosotros”, dijo el presidente francés al promover un pasaporte sanitario que castiga a los ciudadanos que no se hayan vacunado contra el coronavirus.
El mandatorio ordenó la implementación de pases especiales de COVID-19 en todos los restaurantes, bares, hospitales, centros comerciales, trenes y aviones del país. Para su obtención, desde el mes próximo, los ciudadanos deberán estar completamente vacunados, o contar con una prueba PCR negativa.
La polémica decisión sacó a cientos de miles de franceses a las calles en masivas protestas que prometen repetirse.

Y para no aburrirnos, los argentinos somos ingeniosos. A pesar de la imposibilidad de vacunarse con la pauta completa, el gobierno de Axel Kicillof ya piensa en nuevas restricciones a las libertades ciudadanas. A su juego lo llamaron.

En conferencia de prensa, el ex vecino de la Ciudad de Buenos Aires anunció que locales gastronómicos, gimnasios, clubes y centros comerciales permitirán desde la semana próxima un porcentaje mayor de aforo para los comensales o usuarios que certifiquen contar con vacunas mediante aplicaciones o con una papeleta. Esta sería la punta del iceberg de una eventual prohibición total de actividades de ciudadanos no inmunizados.

“Estamos estudiando aplicar el pase sanitario en un futuro como hizo Francia”, adelantó esta mañana el jefe de Gabinete, Carlos Bianco.
“Me parece una medida muy inteligente la de Macron”, agregó el funcionario, en una expresión que se asemeja a un goce en lo que respecta a coartar las libertades humanas.

This site is protected by wp-copyrightpro.com