Conurbano

El setenta por ciento de los propietarios no cumple con Ley de Alquileres y aplica aumentos no permitidos

Si bien la Ley de Alquileres -sancionada en 2020- apunta a mejorar las condiciones de los inquilinos, solo 3 de cada 10 propietarios cumplen con la norma. Así lo destaca un informe de Re/Max Premium.

“Los dueños manejan toda la situación como quieren. La realidad es que hay tanta demanda que ellos ponen las condiciones y el precio. El inquilino queda rehén de los propietarios”, advierte el presidente de la Re/Max Premium, Ariel Champanier.

Así, corriendo delante de la inflación, los propietarios deciden no respetar la ley de alquileres y aplican incrementos descontrolados. En tal sentido el titular de Re/Max Premium señala que “La Ley de Alquileres que se hizo para mejorar la realidad de los inquilinos, en realidad la empeoró porque en vez de dejar un libre mercado hicieron algo totalmente diferente. Si bien las inmobiliarias recomiendan respetar la ley, los acuerdos entre privados quedan al margen. El dueño ahora se cubre por si acaso y muchas veces pide un valor superior porque sabe que por cada inmueble hay 10 posibles inquilinos”.

Por su parte el presidente de la Federación Nacional de Inquilinos y referente de Inquilinos Agrupados, Gervasio Muñoz, advierte que “hay un gran aumento de los precios del alquiler, algo que va en contra de la normativa vigente, hay una intención de golpear a los inquilinos y desprestigiar la ley”. Muñoz también resalta que “la nueva ley equilibra algunos derechos e intenta transitar un camino donde haya más tranquilidad para el inquilino”.

Estos escenarios generan incertidumbre entre los inquilinos ya que los propietarios “se cubren” frente a la inflación y -en algunos casos- piden valores elevados, al margen de la norma, aprovechando que por cada inmueble “hay 10 posibles inquilinos”, agrega Champanier. De este modo muchos dueños optan “por vender sus propiedades para obtener mayores ganancias y así no tener que lidiar” con la Ley de Alquileres.

Así vemos que, como muchos dueños decidieron retirar sus inmuebles del mercado de alquileres y ponerlos en venta, la demanda de alquileres supera a la oferta. La consecuencia lógica fue que “los futuros inquilinos tengan que pagar elevados precios para mudarse y aceptar las reglas de juego que los propietarios les imponen”, alerta Champanier. También señala que “para 2021 proyectamos una suba del 40 por ciento en el precio de los alquileres, que podría incrementarse con la inflación galopante que tenemos y la alta demanda de inmuebles persistente”.

El preocupante contexto hace que muchos inquilinos hayan tenido que mudarse a otros barrios en busca de un inmuebles más acorde a sus ingresos, alejándose de sus lugares del trabajo, escuelas o de medios de transporte que usaban habitualmente. Otros se ven empujados a alquilar departamentos más chicos o, directamente, dejar de alquilar y volver a vivir con los padres.

This site is protected by wp-copyrightpro.com