Tigre

Nordelta vuelve a dar la nota: Fiesta clandestina con decenas de asistentes y hasta una banda de cumbia

Ocurrió el sábado, en el barrio privado de Tigre. Lo insólito: El dueño de la casa y otros invitados increparon a la Policía por haber ingresado al barrio privado sin su autorización y cometiendo, según ellos, un delito.

Nordelta, el barrio privado de Tigre, vuelve a dar la nota por un hecho repudiable. A días que trasciendan videos de dos vecinos corriendo picadas con Ferraris por las calles del barrio, el complejo vuelve a ser noticia ya que albergó en su interior una fiesta privada con decenas de personas, una banda de cumbia y hasta la presencia de un ex futbolista de Boca.

Todo se realizó, claro está, incumpliendo las restricciones de circulación y la prohibición de realizar eventos multitudinarios, medidas que rigen con el objetivo de disminuir los contagios en medio de la segunda ola del coronavirus.

La fiesta clandestina se realizaba el sábado por la tarde en un lote del barrio privado El Yacht, y fue denunciada por un vecino. En el lugar, los efectivos de la Estación de Policía Departamental de Seguridad de Tigre no se encontraron con una simple reunión, ya que la fiesta tenía cerca de 70 personas invitadas, un importante equipo de sonido dispuesto para un DJ y una suerte de escenario improvisado donde una banda tocaba cumbia en vivo. Nadie usaba barbijo, por su puesto.

El grupo musical es “El show de Andy”, que desde su cuenta de Instagram compartieron imágenes del show. “Tarde de evento privado en Nordelta”, escribieron en una historia publicada cerca de las 5 de la tarde. “Cumple de César y Vicky”, detallaron.

Entre los asistentes, además, se encontraba el futbolista y ex jugador del Club Atlético Boca Juniors, Clemente Rodríguez, que fue captado en fotos y videos que algunos de los presentes compartieron en redes sociales.

Una vez que la Policía se trasladó hasta el lugar, quien sería el dueño de casa se enfrentó con los efectivos y los increpó por haber ingresado al barrio privado sin su autorización.

“Digame su nombre y apellido porque usted entró de forma incorrecta. ¿Sabés cuál es el problema? Acá hay un delito, que lo voy a filmar, porque el señor me está diciendo que ingresó en forma rudimentaria al barrio, porque lo dejaron entrar de la guardia”, le preguntaba el hombre a los oficiales, mientras los filmaba con la cámara de su celular y sin un tapabocas puesto. “Usted está siendo filmado como prueba para una futura causa por entromecimiento (sic) a un domicilio privado”, agregó el prepotente vecino.

Finalmente, el dueño de la casa, y otros tres asistentes, de entre 43 y 49 años quedaron detenidos en una causa a cargo del juez Lino Mirabelli de Juzgado Federal 2 de San Isidro.

Con información de Infobae

This site is protected by wp-copyrightpro.com