Hurlingham

Se entregaron los primeros medidores de dióxido de carbono #AireNuevo en escuelas de Hurlingham y Morón

Días atrás, la casa de estudios acompañó a los municipios de Hurlingham y Morón en la entrega de los primeros medidores de dióxido de carbono #AireNuevo en escuelas de ambos distritos. Las actividades se realizaron partir de la firma del convenio realizado en febrero, a través del cual se garantizará la provisión de más de 400 medidores para las escuelas de ambos distritos.

En el inicio de las clases presenciales en la provincia de Buenos Aires, el vicerrector a cargo del rectorado, Walter Wallach, junto al intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta; y el intendente de Morón, Lucas Ghi, se hicieron presentes la Escuela Primaria 15 de Hurlingham y en la Escuela Secundaria 45 de Villa Sarmiento, donde entregaron a las autoridades escolares los dispositivos diseñados por estudiantes e investigadores de la Universidad de Hurlingham.

Además, la secretaria académica, Lizzie Wanger, participó junto a Zabaleta de la entrega de medidores en las en las Escuelas Primarias 4 y 23. Asimismo, el secretario de Planeamiento y Evaluación de la casa de estudios e impulsor de la iniciativa, Jorge Aliaga, acompañó al intendente en la entrega de medidores al Jardín de Infantes 911 y a las Escuelas Primarias 2, 13 y 21 de Hurlingham.

“Con los medidores de dióxido de carbono estamos dando la posibilidad de que en cada aula, tanto estudiantes como las y los docentes y directivos puedan ver que el ambiente esté lo suficientemente ventilado, para tener la tranquilidad de que el aire no fue anteriormente respirado y evitar reducir los riesgos de contagio”, expresó Wallach.

¿Por qué medir el dióxido de carbono en las escuelas?

El dióxido de carbono está presente en el aire, con una concentración de aproximadamente 400 partes por millón. El aire exhalado por un ser humano puede tener 40 mil partes por millón de ese gas. Cada día hay más evidencia científica sobre que una buena ventilación de los ambientes cerrados disminuye el riesgo de contraer enfermedades respiratorias como el coronavirus. Un límite prudente es evitar que la concentración de dióxido de carbono supere las 800 partes por millón. “Si se supera ese umbral, se deberá generar una mayor corriente de aire, abriendo más puertas y ventanas, forzar la circulación de aire fresco o, de no ser posible, evacuar el ambiente” explicó Aliaga.

Los/as interesados/as en el medidor #AireNuevo pueden contactarse escribiendo a [email protected].

 

This site is protected by wp-copyrightpro.com