Tres de Febrero

Curto y su esposa en la lista de los que se vacunaron clandestinamente en el Posadas

El ex intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, y su esposa, la ex concejal Marta Burgos, figuran en la lista de vacunados VIP que difundió esta tarde el Ministerio de Salud nacional, que ahora conduce Carla Vizzotti.

Buscando frenar el escándalo que desató el periodista Horacio Verbitsky, que denunció la existencia de un sistema de vacunación contra el coronavirus por fuera del esquema oficial, hecho que le costó el cargo al ex ministro Ginés González García, el gobierno difundió un listado con los 70 nombres que accedieron de manera clandestina a la inmunización.

Estas personas fueron inoculadas en el Hospital Posadas, con dosis de la vacuna Sputnik apartadas por orden del Ministerio de Salud.

En el listado aparecen, entre otros, el presidente Alberto Fernández y su grupo más cercano de funcionarios. Ellos son el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi; y el subsecretario de Medios, Marcelo Martin. También aparecen el fotógrafo Esteban Collazo y el secretario privado del jefe del Estado, Nicolás Ritacco.

Sorprende -o no- que el ex presidente Eduardo Duhalde y su esposa, Hilda ‘Chiche’ Duhalde, hayan sido vacunados, lo mismo que las hijas de ese matrimonio. Aparecen también el ex gobernador Daniel Scioli; y quien fuera su compañero de fórmula en las elecciones presidenciales del 2015, Carlos Zannini. Completan la nómina ministros, legisladores, gremialistas y empresarios.

En la región, quien pudo mover influencias y ser vacunado junto a su mujer, la ex concejal Marta Burgos, fue el ex intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto. Lorenzo Pepe, cinco veces seguidas electo como diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, también se pudo inmunizar.

“El zorro pierde el pelo pero no las mañas”, reza un refrán popular, que aplicaría muy bien para ilustrar los casos de estos históricos dirigentes que lograron saltar los esquemas estatales para conseguir un beneficio al que millones de argentinos están deseando acceder.

Frenar el impacto negativo de la vacunación VIP será una tarea dificultosa para el gobierno, ya que seguramente apareerán nuevos casos de inoculación clandestina contra el coronavirus. Amiguimismos, favores o simplemente rosca política, prevalecieron ante el sentido común. Algunos no midieron la gravedad de la situación, y no entendieron que la vacuna es la esperanza de vencer un virus que ya causó millones de muertes en todo el mundo.

This site is protected by wp-copyrightpro.com