José C. Paz

Patrulleros sin nafta, sin blindaje y sin comunicación: Los agentes de Prevención de José C. Paz arriesgan su vida por sueldos de miseria

Con salarios básicos de 1500 pesos, elementos de trabajo obsoletos, espacios de descanso y permanencia sucios e inadecuados para la tarea prestada, los municipales de José C. Paz ponen en riesgo su integridad para proteger a los vecinos ante la desidia y el desinterés del gobierno de Mario Ishii.

“Los móviles no tienen combustible, por eso están estáticos en las calles”, cuenta un agente municipal paceño, quien expone imágenes de patrulleros que no contarían con el blindaje necesario, ni herramientas de comunicación con las bases.

“Estamos a la buena de Dios. Si tenemos crédito en Whatsapp nos podemos comunicar con nuestra base operativa”, denuncia el municipal, y asegura que en años de trabajo no tuvieron ningún tipo de capacitación en una materia tan sensible como la seguridad ciudadana.

“Nuestros superiores son todos municipales que no tienen nada que ver con el tema de la seguridad”, dice el trabajador de Prevención Urbana, quien afirma que en el área la situación es insostenible para el personal.

En las fotos de la base operativa se observan sillas rotas y neumáticos de repuesto. No se visibilizan computadoras ni ningún elemento de comunicación acorde a una central de seguridad pública.

“Jamás hemos hecho una detección temprana de un ilícito o de algo por el estilo por medio de las cámaras, jamás nos han llamado para una intervención desde el Centro de Operaciones”, cuenta el agente, dando por hecho que el centro de cámaras de José C. Paz es una puesta en escena.

“Camionetas sin blindar, personal sin cursos de ingreso, estudios médicos ni psicotécnicos, sueldos extremadamente bajos, ¿qué seguridad le podemos dar al ciudadano?”, exclama un agente, quien refleja la situación de tensión que se vive en el municipio que gobierna Mario Ishii.