El gobierno nacional relanzó el programa de Precios Cuidados, pero ¿por qué en un país con un salario mínimo tres veces mayor que el argentino, los alimentos y productos básicos cuestan  mucho menos que los ofrecidos en la canasta popular argentina?

Comparamos nueve productos, café, pan lactal, fideos, arroz, aceite, queso rallado, yogurt, leche y papel higiénico, entre los Precios Cuidados y Lidl, un supermercado económico de las afueras de Madrid. La mano de obra como parte del costo unitario de producción es mucho más cara en España que en Argentina, por lo que no queda duda que, a razón de los resultados del relevamiento, en Argentina el encarecimiento de los precios es causa de la incidencia impositiva.

El café, el pan, el yogurt, el queso rallado y el papel higiénico son dos y hasta tres veces más caros en el programa de precios del gobierno argentino que en el supermercado low cost español, de capitales alemanes. Los fideos, el arroz, el aceite y la leche cuestan prácticamente lo mismo.

Esta semana, la consultora Iaraf publicó un informe donde expone que más del 40 por ciento de los Precios Cuidados están formados por impuestos nacionales, provinciales y municipales. A esto debe sumarse la falta de control del Estado en las cadenas de producción y comercialización.