Los despidos ocurrieron en el día de ayer, cuando por decreto, el nuevo presidente del Legislativo dio de baja 150 contratos, en su mayoría vinculados a bloques opositores. Hoy, los despedidos tomaron el Concejo Deliberante, acompañados por algunos gremios.

Horas convulsionadas se viven en el Concejo Deliberante de San Isidro. Sucede que el titular del Legislativo, el possista Andrés Rolón, dio baja 150 contratos de asesores de concejales y de personal del cuerpo deliberativo.

Los afectados con la media fueron principalmente los bloques de Convocación por San Isidro, y Unidad Ciudadana, y las bancadas unipersonales del ex presidente Carlos Castellano y del radical Carlos Juncos. Curiosamente, los espacios que se opusieron al cambio de autoridades ocurrido hace pocos días.

Al respecto, Andrés Rolón explicó al medio Que Pasa Web: “Yo emití los decretos correspondientes y di de baja cerca de 150 mensualizados de distintos bloques y distintas áreas del Concejo Deliberante de San Isidro. Los que están protestando básicamente son los que hicieron un acuerdo en un consenso de diciembre, y que hoy no quieren perder nada, ni aceptar un nuevo diálogo y unas nuevas condiciones”.

“Los presidentes de bloque lo sabían desde hace 15 días por lo menos y no quisieron aceptar la propuesta que hicimos, que por supuesto, era menor a la que tenían. Pero no es cierto que los dejé sin asesores. Acá hay un nuevo diálogo y un nuevo consenso. Me decís si es la mejor forma, no, no es la mejor forma. Pero lamentablemente, si a través del diálogo no se construye, hay que pasar por esto. Esto no es divertido, no le gusta nadie, son personas, pero personas del ámbito de la política”, completó.

En contra partida, desde Convocación por San Isidro emitieron un comunicado señalando que, con esta medida, el intendente Gustavo Posse busca “gobernar sin oposición, y callar a quienes fiscalizan su uso turbio de recursos”.

“Venimos ficalizándolo y controlándolo de cerca, y eso no le gusta. No le gusta que expongamos los despilfarros y gastos ridículos de su gestión, que busquemos la aprobación de una Oficina Anticorrupción independiente que le siga la pista, ni que vigilemos la causa penal en su contra por el Plan Federal de Viviendas. Posse quiere seguir en un municipio en el que sea normal que el intendente declare la construcción de 250 viviendas, cuando realmente se construyeron 44,” señaló el concejal del espacio, Manuel Abella Nazar.

“Hoy Posse dio de baja todos los contratos de personal de su oposición en el Concejo Deliberante. Lo hace porque se siente amenazado, y su movida es callar la voz opositora más fuerte que tiene, sacándole los recursos necesarios para fiscalizar su gestión. En el fondo lo que busca es detener los reclamos por el aumento abusivo de ABL y tasas que ahogan a los vecinos. También busca frenar la exposición de todo lo turbio que encontramos en la forma en la que gasta el dinero, y nuestras propuestas para impulsar San Isidro en las áreas en las que él no hace el trabajo, como la salud o la urbanización definitiva de todos los barrios de San Isidro”, expresó, por su parte, el referente de Convocación por San Isidro, Marcos Hilding Ohlsson.

Asimismo, Celia Sarmiento, concejal de Unid Cudadana, otras de las bancadas damnificadas, dialogó con SMnoticias y señaló: “A partir del cambio de autoridades se rumoreó que los contratos de todos los asesores de concejales opositores iban a ser dados de baja. Hace 10 días los concejales de Unidad Ciudadana hablamos con el presidente y nos confirmó que había firmado un decreto que confirmaba las bajas a partir del 30 de junio”. Aclaró luego que, lo acordado fue que, con posterioridad, “nos íbamos a tener que sentar a hablar sobre la nueva cantidad de asesores que íbamos a tener”.

“Nunca nos dieron copia de ese decreto”, sostuvo, y remarcó que Andrés Rolón “nos prometió que los trabajadores iba a cobrar lo que corresponde por ley cuando se da una baja”, la liquidación final, y el proporcional de aguinaldo y vacaciones. “Los compañeros solo sobraron una suma ínfima, calculado sobre un básico de 3 mil pesos, y cobraron como si en junio hubiesen trabajado solo 7 días”, lanzó, y subrayó que “a los trabajadores despedidos de los concejales del Frente Renovador y del Partido Justicialista no les pasó nada, cobraron lo que correspondía”.

“No nos dejaron ni secretario de bloque”, indicó la edil, al tiempo que reconoció que la cantidad de asesores no está reglamentada y funciona de acuerdo a arreglos políticos. “Es un manejo discrecional del presidente, pero siempre vinculado a acuerdos. A cada concejal se le debe garantizar un piso de asesores para realizar el trabajo”, dijo. Por último, calificó a la medida como “arbitraria e injusta”. “Esta es una reacción política contra bloques opositores a la gestión de Gustavo Posse. Es una extorsión a los concejales que piensan y votan distinto”, finalizó.

Tomaron el Legislativo

Según informa el sitio web Zona Norte Diario, buena parte de los trabajadores despedido decidieron resistir en el edificio del Legislativo. Ayer a las 16 la policía rodeó el lugar sin dejar entrar ni salir a nadie.

Ante esto, los trabajadores determinaron quedarse allí a pasar la noche e indefinidamente hasta que se les dé una solución.

Tomaron las instalaciones quedándose en su mayoría en el segundo piso, a la espera de respuestas. Recién hoy autoridades municipales se acercaron a entregarles el decreto de despido, firmado por el presidente Andrés Rolón.

De todos modos, avisaron que se quedarán en el lugar a dar la lucha hasta que se revierta la medida. Los acompañan representantes de gremios estatales.