El flamante presidente del Concejo Deliberante emitió un decreto por medio del cual se suspende la sesión y se traslada al próximo miércoles. En el mismo, acusó al ex titular del cuerpo, Carlos Castellano, de no brindarle información inherente al funcionamiento del cuerpo, y aseguró que “no se encuentran dadas las condiciones jurídicas y administrativas mínimas indispensables que aseguren el correcto funcionamiento” del Deliberativo. Sin embargo, Convocación por San Isidro remarcó que se suspendió la sesión para evitar que sean aprobados los proyectos para crear una Oficina Anticorrupción local y para regular la presentación de las declaraciones juradas de los funcionarios.

Formalmente, la sesión ordinaria que debía realizarse hoy fue reprogramada para el próximo miércoles. Así lo determinó, por decreto, el nuevo presidente del Concejo Deliberante de San Isidro, el possista Andrés Rolón.

Para justificar su decisión, Rolón sostuvo, entre otras cosas, que no recibió información relativa al funcionamiento del cuerpo de parte del anterior presidente, Carlos Castellano. En ese sentido, informó que “no fueron entregados los libros establecidos en la Ley Orgánica Municipal y el Reglamento de Contabilidad aplicable a las comunas bonaerenses; “no fueron entregados los listados del personal contratado por el Concejo, ni el inventario de los bienes y valores existentes, detalles de órdenes de compra y rendición de caja chica, entre otros; y que “tampoco se entregó el corte del presupuesto ejecutado y comprometido a la fecha del cambio de autoridades”.

El flamante responsable del Legislativo, afirmó también que, tanto él como el nuevo secretario, no han podido tomar posesión de las oficinas correspondientes, por lo que se encuentran “privados de utilizar los medios adecuados indispensables para llevar adelante la administración del cuerpo”. Para él, “no se encuentran dadas las condiciones jurídicas y administrativas mínimas indispensables que aseguren el correcto funcionamiento del Concejo Deliberante”, y por eso intimó al presidente y secretario salientes a hacer entrega de toda la documentación perteneciente al Deliberativo.

La suspensión no fue bien recibida por la oposición, y en ese sentido, desde Convocación por San Isidro, Manuel Abella Nazar, aseveró que en la sesión pospuesta “íbamos a tratar y a buscar la aprobación de la Oficina Anticorrupción, un reclamo histórico de los vecinos de San Isidro, pero el possismo suspendió la sesión por decreto violentando la ley otra vez”. “Intervinieron el Concejo, empezaron a dar los pasos para vaciarlo de oposición, y ahora quieren gobernarlo vía decreto. Es un proceder que recuerda los hechos sucedidos en los momentos más oscuros de la historia argentina”, lanzó.

“Tomaron la presidencia del Concejo, pero eso no quiere decir que tienen la mayoría. ¿Pretenderán entonces legislar por decreto de ahora en adelante? Vemos con mucha preocupación lo sucedido hoy,” señaló el titular de esa bancada. “Seguimos trabajando muy duro para hacer valer la voz de los vecinos a pesar de las prácticas nefastas de la vieja política liderada por el barón del conurbano,” culminó.

Por su parte, el radical Carlos Juncos también criticó la suspensión de la sesión, y en su cuenta de Twitter escribió: “Las nuevas autoridades del Concejo Deliberante de San Isidro decidieron suspender la sesión porque no tienen los votos para frenar la creación de una Oficina Anticorrupción. Ahora vemos los verdaderos motivos que llevaron a cambiar a los responsables del Concejo”.

El proyecto de ordenanza de adhesión y aprobación del Sistema de Declaraciones Juradas y de creación de la Oficina Anticorrupción de San Isidro fue presentado por el bloque de Convocación por San Isidro y tiene respaldo de otras bancadas opositoras. Ya tiene despacho en mayoría de comisión, y de no mediar inconvenientes, debería ser aprobado en el recinto.