Exposiciones de autobombas, simulacros, cursos de primeros auxilios y juegos para chicos, formaron parte del festejo que se realizó el sábado en Paraná y el río. Los intendentes Gustavo Posse y Jorge Macri compartieron las actividades con los vecinos.

Los Bomberos Voluntarios de San Isidro y Vicente López celebraron el sábado su día con una gran fiesta para toda la familia que incluyó exposiciones de autobombas y equipamientos, simulacros, cursos de primeros auxilios y juegos para chicos, entre otras actividades.

Cientos de vecinos se acercaron a Paraná y el río, al igual que los intendentes Gustavo Posse y Jorge Macri, para disfrutar de cada una de las propuestas y del chocolate caliente que se repartió para combatir el frío.

“Estamos muy felices de poder celebrar este día juntos, un símbolo de que el trabajo en conjunto es el que garantiza el éxito. Más allá de la fecha de conmemoración, el homenaje a los bomberos voluntarios debe ser todos los días y de toda la comunidad”, expresó Posse tras recorrer los distintos puestos de actividades.

A su lado, Macri comentó: “Creemos que la mejor manera que tienen los bomberos de festejar su día es de esta manera, con sus familiares y cerca del agradecimiento de los vecinos. La verdad que no alcanzan los días para destacar a estas personas que diariamente anteponen el bienestar de los demás a su propia salud y seguridad”.

Durante la jornada, familias enteras pudieron vivenciar cómo es el día a día de los bomberos. Para ello, se distribuyeron distintas carpas donde se recrearon varias situaciones de rescate, brindaron cursos de Reanimación Cardiopulmonar y primeros auxilios, y expusieron todo el equipamiento de ambos destacamentos.

Pero sin dudas, quienes más disfrutaron de la fiesta fueron los más chicos. Inflables, tirolesas y un circuito con obstáculos, donde los más pequeños simularon apagar un incendio, fueron los puntos más elegidos por los presentes.

“Estamos muy felices y emocionado de festejar este día de esta manera. No sólo buscamos acercarnos a la comunidad sino también transmitir el mensaje de que San Isidro y Vicente López trabajan en conjunto todos los días para cuidar a la comunidad”, destacó Daniel Gallego, comandante mayor de los Bomberos Voluntarios de San Isidro.

Con él coincidió Victorio Salvia, segundo jefe del cuartel de Bomberos Voluntarios de Vicente López, quien subrayó: “Los bomberos somos uno solo. Cuando la necesidad nos llama ahí estamos todos juntos. Ese es el espíritu que buscamos mostrar con esta fiesta”.

Acompañado por sus dos hijos y su esposa, Maximiliano Giangiaccomo contó: “Me pareció muy lindo el evento, en especial porque los chicos pudieron ver cómo trabajan los bomberos y el esfuerzo y sacrificio que hacen por el prójimo”.

Ezequiel Branda, de Villa Adelina, también se mostró muy entusiasmado con la iniciativa: “Es muy integrador porque nos permite a todos conocer bien de cerca esta actividad. Ojalá que se siga realizando porque es muy interesante”.

Junto a toda su familia, Belén, quien le regaló una torta a los bomberos sanisidrenses, completó: “Esta semana tuvimos un episodio complicado en nuestro edificio y la actuación del personal fue impecable. Por eso, además de disfrutar de las actividades vinimos a traer este obsequio para agradecer”.