Es muy triste lo que está pasando.

Desde que asumió Cambiemos, sus políticas públicas económicas, no dejaron de hacernos daño. El aumento brutal, de absolutamente todo; la devaluación de nuestra moneda y la apertura indiscriminada de las importaciones; y fundamentalmente, el atroz aumento de las tarifas de gas, luz y agua, destruyeron el mercado interno -el poder adquisitivo de la gente- y destrozaron a muchísimas de nuestras pymes y comercios, empobreciéndonos cada día más, a cada uno de nosotros.

Cerraron en nuestro querido San Martín, negocios que fueron parte de nuestras vidas … La pizzería El Inmortal, de 25 de Mayo, entre Belgrano y Moreno; o El Trébol, de San Lorenzo y Rivadavia. Hace poco cerró también La Biblioteca, y tantas otras empresas, bares, restaurantes y comercios, que nos acompañaron durante todos los gobiernos, pero que no pudieron sobrevivir a este, de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

Lo único que parece importarles al presidente y la gobernadora es la cantidad de universidades nacionales públicas y gratuitas que crearon -la de San Martín fue creada por mi padre, Antonio Libonati, cuando fue diputado nacional y luego intendente, nuestra querida UNSAM- Néstor y Cristina, en la provincia de Buenos Aires, para tantos jóvenes mujeres y hombres, y también adultos, que ahora pueden acceder a la educación superior, cerquita de sus casas, y que en su gran mayoría, son la primera generación de sus familias que se reciben. ¿Será que necesitan un pueblo ignorante para que siga creyendo sus mentiras?

Volviendo a esta triste realidad, lamentablemente, hoy nos quedamos sin biscochitos de grasa, cierra Don Satur. ¡Basta! ¡Reaccionemos!

Macri vetó la ley del Congreso que frenaba el tarifazo. ¿Será como dice el Indio en la letra de Queso Ruso? “Paso de moda el Golfo, ¿como todo viste vos? Cómo tanta otra tristeza a la que te acostumbrás. Ahora vas comprando perlas truchas sin chistar, calles inteligentes, alemanas para armar”.

Es nuestra obligación, como dirigentes políticos, caminar casa por casa, rancho por rancho, calle por calle, pasillo por pasillo… Recorrer las 3600 manzanas de nuestro territorio, escuchar a la gente y, esencialmente, pedirle, de la mejor manera posible, que no le crean tanto a la tele, a los diarios o a las radios, con sus respectivas web informativas, que en su casi totalidad, son manejados por las corporaciones que tienen blindado a este gobierno “vendepatria”, que no paro de empobrecernos y endeudarnos desde que asumió.

Nuestro deber como argentinas y argentinos es salir a enamorar a nuestra sociedad y explicarles que tuvimos muchísimos errores, pero que nuestro gobierno, el de Cristina, en el que jamás ocupé ningún cargo, jamás tomó una sola decisión en contra de la gran mayoría de nuestro pueblo. Siempre apuntaló nuestra industria nacional, generando trabajo, y apostó siempre a potenciar el poder adquisitivo de nuestra gente, para tener una economía dinámica y activa, ajustando a los ricos y favoreciéndonos a todos los trabajadores y trabajadoras de nuestra patria.

Es muy importante que sepan, que cuando Cristina creó Unidad Ciudadana se sacó a muchos “lastres” de encima, que no le hacían nada bien, ni a la política, ni al país, y está junto a excelentes equipos de mujeres y hombres, formando el mejor grupo de personas, extremadamente capaces y comprometidas con nuestra patria, para volver a gobernar lo “ingobernable”, un Estado devastado y endeudado de por vida, como el que le tocó a Néstor… Y sin embargo, le pagó al FMI y generó las politicas públicas necesarias para que más de 8 millones de argentinas y argentinos recuperaran la dignidad que nos da el trabajo… Y donde no le echó la culpa a ninguna pesada herencia, tomó decisiones y nos sacó del infierno, devolviéndonos la esperanza.

Dicen que los avances y retrocesos, son cíclicos, como las olas del mar, por esto es que vamos a volver, mucho mejores, con honestidad, capacidad y patriotismo, para devolverle la dignidad y la alegría a nuestro pueblo, como siempre lo hicimos los peronistas y todas las organizaciones y partidos políticos del campo nacional y popular.

Sebastián Libonati
Proyecto San Martín
Web
Instagram
Twitter