En una sesión llena de polémicas. el Concejo Deliberante de Hurlingham aprobó la adhesión al Pacto Fiscal con el acompañamiento de Cambiemos, el Frente Renovador y parte de Unidad Ciudadana. Además, el Legislativo cambió el Régimen de Faltas para sancionar el acoso callejero.

La sesión debía comenzar con un coro de niños cantores pero al demorarse, los alumnos fueron retirados del recinto, lo que provocó que desde la oposición se caratulara la actitud de quienes se demoraron como “papelón”.

En primer término, el Concejo Deliberante convirtió a Hurlingham en el primer distrito de la provincia de Buenos Aires capacitado para sancionar el acoso callejero. Para esto, el cuerpo modificó el Régimen de Faltas y se podrá multar a aquellos hombres que realicen actos intimidatorios contra las mujeres en la vía pública.

El debate más enérgico se vivió al momento de tratar el Pacto Fiscal. Desde Unidad Ciudadana, el presidente del bloque, Adrián Eslaiman, anticipó su voto negativo. “Es una vergüenza que una gobernadora que hizo crecer la deuda pública en 5700 millones de dólares le impida a los municipios tomar créditos y sumar servicios a los vecinos”, indicó el edil, quien además remarcó que la ordenanza está atada “a la Reforma Previsional”.

Desde Cambiemos apoyaron la iniciativa enviada por el intendente Juan Zabaleta. Lucas Delfino indicó que la firma del Pacto de Responsabilidad Fiscal iba a transparentar la gestión. “Es algo para celebrar porque no se va a poder tener gastos excesivos, seremos justos y lógicos”, afirmó.

La iniciativa fue acompañada por todo el bloque Cambiemos, el Frente Renovador y dos concejales de Unidad Ciudadana. Además, seis concejales de ese espacio votaron de forma negativa.