A través de un comunicado, la empresa distribuidora eléctrica informó que restableció el servicio a la abuela sanmiguelina de 91 años a la que el viernes se le había retirado el medidor como consecuencia de una deuda generada por altos consumos. “El medidor fue manipulado externamente con violación de precintos y utilización de elementos para alterar los registros de medición”, denunció la compañía. Según Google Maps, en 2013 y 2015 ya la empresa había intervenido ante sabotajes.

Tuvo repercusión nacional el video que se viralizó en redes la semana pasada donde una cuadrilla de Edenor retiraba el medidor de luz a una abuela de 91 años que debía por el servicio eléctrico la suma de 26 mil pesos.
La misma familia denunció, exponiendo la factura en Facebook, que la distribuidora cobró un cargo de más de 24 mil pesos como “ajustes y otros conceptos”. Hablaban de absoluto desconocimiento y aducían un error en las mediciones. Ahora se sabe que habrían adulterado durante meses el medidor a razón de un emprendimiento comercial que tenían en el lugar.

Según registros de Google Maps, en 2013 y 2015 Edenor ya había intervenido en el domicilio luego de aparentes manipulaciones en el medidor con el fin de alterar los consumos.

Al constatar las intervenciones ilegales en los equipos de medición, la compañía recalculó el gasto evadido y colocó un nuevo medidor con mayores medidas de seguridad. Asimismo se acordó un plan de pago de 12 cuotas por la deuda.