El Concejo Deliberante de Pilar aprobó por mayoría el proyecto de rendición de cuentas del ejercicio 2017, el cual tuvo como dato de color la salida del recinto del bloque Frente Pilarense.

El primero en tomar la palabra con respecto a este tema fue Santiago Laurent, quien acusó directamente al intendente Nicolás Ducoté de ocultar la documentación respaldatoria de las cuentas del pasado ejercicio. “Nos vamos a retirar de la sesión y vamos a presentar en el Tribunal de Cuentas y en la Justicia toda esta cuestión”, aseguró.

Desde el Frente Renovador, Claudia Juárez afirmó que sólamente pudo observar 90 de las 360 cajas de las que consta el expediente, pero que todas estuvieron a disposición. “Mi clave de RAFAM no funcionó, por lo tanto al no poder ver todo mi postura es la abstención”, adelantó.

Desde el oficialismo, Diego Ranieli afirmó que es la primera vez que los concejales tienen acceso a la clave de RAFAM. “Durante años siempre pudimos ver los expedientes pero nunca la documentación respaldatoria, es evidente que no se puede llegar a ver toda pero venimos a hacer un control político y el técnico lo hace el Tribunal de Cuentas durante todo el año”, dijo el edil, y volvió a enfatizar: “Antes no podíamos ver ni un papelito”.

“Hay concejales que están equivocando el camino y llevar la discusión a lugares que no tienen que existir, nos hemos llevado muchas críticas que el Ejecutivo toma, pero lo importante es sentarse acá y discutir”, sostuvo. “Ninguno de los que se retiró se presentó a ver la documentación, es importante el trabajo de la oposición pero siempre con la buena fe”, agregó.

Por su parte, la oficialista Claudia Zakhem calificó a los concejales que se retiraron de “ser oposición por oposición misma” y sostuvo que el proyecto “se debatió más en los medios que en el recinto”. “Quiero sacar el velo de cualquier tipo de chicanas políticas, tenemos hasta el 28 de mayo, lo que no significa que se pueda tratar antes”, sostuvo.

La rendición de cuentas fue aprobada por mayoría.