El grupo de madres y padres “Lazos Azules de Amor”, que lucha por la atención a bebes con Trisomía 18, enfermedad más conocida como Síndrome de Edwars, realizará una campaña de concientización, este sábado al mediodía, en la Plaza Alem.

Según explicó Carolina Duarte, vecina de San Martín e integrante de “Lazos Azules de Amor”, la Trisomía 18 “para los médicos es incompatibles con la vida, pero las madres luchamos para ayudar a quienes sobrevivieron a este síndrome”. “Queremos que esta lucha sea visible”, agregó, y dado lo delicado de esta enfermedad, remarcó que “formamos este grupo con el fin de contener a quienes más lo necesitan”.

El sábado, el punto de encuentro será el cruce de las calles Colegio Militar y Leandro N. Alem, en la localidad de San Andrés. Allí, este grupo de madres y padres brindará información sobre esta problemática.

El Síndrome de Edwards, también conocido como Trisomía 18, es un trastorno genético que afecta al desarrollo normal del niño, ya que el pequeño que lo padece tiene una tercera copia del material del cromosoma 18, en lugar de las dos copias normales.

Los síntomas que indican que un bebé puede padecer esta enfermedad son puños cerrados; piernas cruzadas, pies con un fondo redondeado, bajo peso al nacer, orejas de implantación baja, uñas insuficientemente desarrolladas, cabeza y mandíbula pequeñas, forma inusual del pecho, o retraso mental.

Esta afección se puede diagnosticar durante el embarazo, cuando mediante un examen, el médico observa un útero inusualmente grande y líquido amniótico de más. Por otro lado, también puede diagnosticarse cuando el niño nace.

Dado que no existe ningún tipo de tratamiento específico para la Trisomía 18, es elevada la tasa de mortalidad en los niños que nacen con este síndrome, aunque se registran casos en que algunos bebés han vivido hasta la adolescencia, pero con problemas de salud y desarrollo graves.

Los médicos y especialistas recomiendan a los padres que tengan un hijo con el Síndrome de Edwards, y que deseen tener más hijos, que se realicen pruebas genéticas como medida de prevención.