En el marco de una protesta nacional, trabajadores estatales de San Martín nucleados en ATE protestaron frente al Consejo Escolar con la realización de una ola popular. Eligieron ese lugar para visibilizar la situación que viven los auxiliares de la educación, ya que muchos, por un error administrativo, no han cobrado su salario. Encabezó la protesta el secretario adjunto del gremio, Pablo García, quien lanzó fuertes críticas a los gobiernos nacional y provincial.

“Estamos a aquí porque el Consejo Escolar es nuestro representante en el distrito, y por eso venimos a plantear que arbitre los medios para cobrar un adelanto, que en ocasiones anteriores nos han dado a los auxiliares, y este gobierno nos ha sacado”, explicó el delegado de ATE, Juan Vale.

“Son muchos trabajadores que no están cobrando en toda la provincia de Buenos Aires. Acá en San Martín, son casi 200 compañeros que no han cobrado su sueldo, y esto quiere decir que 200 familias no tienen para pagar el alquiler, los servicios ni para comer”, agregó, y aclaró que “son sueldos magros y encima no los estamos cobrando”.

“Vamos a armar una comisión de trabajadores y dialogaremos con la presidente del Consejo Escolar, Silvana Tulli, y con el tesorero, Guillermo Di Tullio. Queremos que ellos intervengan ante la Provincia para que esto no suceda más en San Martín ni en otro distrito”, expuso el gremialista. Consideró también que “sería importante que todos los presidentes de los Consejos Escolares se juntaran con Marcelo Di Mario -titular de la Dirección Provincial de Consejos Escolares- para poder solucionar la problemática que hoy tienen los auxiliares de la educación”.

Finalmente, aclaró que “hoy está faltando el pan en la mesa, por eso hicimos esta olla popular”. “Entendemos que de esta manera ayudamos al compañero que no pudo cobrar sus haberes”, enfatizó, y adelantó que “ya tenemos preparados 100 bolsones de mercadería para entregarles a los afiliados de ATE a partir del día lunes”.

Por su parte, el secretario adjunto de la seccional sanmartinense de ATE, Pablo García, sostuvo: “No puede ser que el gobierno de María Eugenia Vidal juegue con el salario de los compañeros. Que hoy sufran terribles descuentos por una impericia o un mal manejo del sistema de asistencias y licencias es inadmisible”. “Hoy acompañamos a todos los trabajadores de la educación, porque en ese descuento no entraron solo los auxiliares, también hay docentes”.

A su vez, celebró la predisposición de las autoridades del Consejo Escolar, que recibieron a un grupo de trabajadores, pero adelanto que “si lo que se descontó no sale por adelanto, vamos a estar acá, reclamando de nuevo”.

El dirigente entendió que “la provincia de Buenos Aires tiene recursos” para evitar que estas situaciones sucedan. “Y ahora va a tener más, porque nos vamos a endeudar en 30 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional”, ironizó.

“Este gobierno quiere quedar bien con sectores más poderosos de la economía, sacando retenciones al agro y la minería, y quitando impuestos como el de los autos de alta gama o al champagne. El resultado de esa política es que lo que se ahorran los poderosos lo pagan los trabajadores con acciones como esta o con los tarifazos”, lanzó.

Para cerrar, el estatal siguió con esa tónica y recordó que en Argentina “nunca fue traumático pagar un servicio, y hoy estamos muy preocupados esperando las facturas para ver con que sorpresa nos vamos a encontrar”. “Un trabajador que gana 15 mil pesos no puede gastar más de la mitad en pagar los servicios”, aseveró.

Y además, manifestó su temor por una posible Ley de Reforma Laboral, y le pidió a la CGT “que se ponga los pantalones largos y no acuerde con el gobierno”. “Y todos aquellos legisladores que se dicen peronistas no pueden ser consecuentes con este gobierno y aprobar una Ley de Reforma Laboral, porque de eso no hay retorno”, concluyó.