Un delincuente resultó herido de dos balazos al irrumpir esta tarde en el interior de un destacamento policial tipo contenedor, en el partido bonaerense de Quilmes, y enfrentarse con dos efectivos, uno de los cuales recibió un tiro en su chaleco antibalas, informaron fuentes de la fuerza.

Los investigadores creen que la pistola y el chaleco que le secuestraron al civil baleado -que quedó detenido- fueron robados el viernes pasado durante un asalto a dos policías en otro puesto similar que funciona en el conurbano bonaerense.

Fuentes policiales informaron a Télam que, en el caso de Quilmes, el hecho ocurrió en un destacamento tipo contenedor ubicado en una rotonda en la que convergen las avenidas Oscar Smith y La Plata, en la zona oeste del dicho partido del sur del Gran Buenos Aires.

Todo comenzó cuando dos efectivos se encontraban dentro del pequeño destacamento, a resguardo de la lluvia, cuando un joven armado y que llevaba puesto un chaleco antibalas irrumpió en el lugar y los amenazó.

De acuerdo a los voceros, el delincuente les exigió a los policías que se encerraran dentro del baño del reducido puesto, circunstancias en las que uno de los efectivos se resistió y se trenzó en una lucha cuerpo a cuerpo con él.

En medio de la pelea, el delincuente efectuó varios disparos, ante lo cual, el segundo policía le tiró dos veces con su pistola reglamentaria, dijeron los informantes.

A raíz del tiroteo, el delincuente recibió dos heridas en la zona lumbar y fue reducido, mientras que el policía que disparó recibió un impacto de bala en su chaleco protector, a la altura del abdomen, detallaron los voceros.

Según las fuentes, el detenido fue trasladado a un hospital local donde quedó internado con custodia, al tiempo que el efectivo que recibió el tiro en su chaleco antibalas también debió recibir asistencia médica.

En tanto, los peritos secuestraron en poder del delincuente una pistola marca Bersa Pro calibre 9 milímetros, con la numeración suprimida e inscripciones de la Policía Bonaerense -al igual que el chaleco que llevaba puesto- y las llaves de un Volkswagen Fox que quedó estacionado a unos 20 metros del puesto policial, sobre la calle Craviotto.

Los pesquisas determinaron luego que este auto tenía una chapa patente apócrifa y un pedido de secuestro por robo del 6 del mes pasado, en jurisdicción del vecino partido de Florencio Varela.
El detenido, de 24 años y con domicilio en la localidad varelense de Bosques, quedó a disposición de la fiscal Karina Gallo, de la Unidad Funcional de Instrucción 4 del Departamento Judicial Quilmes, quien dispuso que los peritajes queden a cargo de los expertos de Gendarmería Nacional.

Los voceros añadieron que la fiscal estuvo presente en el lugar del hecho al frente de las diligencias de rigor y ya le tomó declaración testimonial a los dos policías involucrados en el hecho.

El destacamento policial fue inaugurado en mayo del año pasado junto a otros puestos de las mismas características distribuidos en la zona de Quilmes y otros puntos del conurbano.

Uno de esos puestos está ubicado en avenida Monteverde y Agrelo, junto al puente de la localidad de Claypole, partido de Almirante Brown, donde el viernes pasado dos efectivos de la Policía Local fueron asaltadas por un delincuente armado que las maniató y amordazo dentro del puesto.

En ese hecho, el asaltante se robó las pistolas reglamentarias y los chalecos antibalas de las policías; por ello, un vocero de la pesquisa indicó a Télam que parte de ese equipamiento fue el utilizado hoy por el delincuente de Quilmes.

El de esta tarde fue el tercer ataque a una dependencia policial cometido en el Gran Buenos Aires en los últimos seis días, luego de que el lunes pasado, un grupo armado intentara liberar a los tiros a un preso de la comisaría de San Justo, a raíz de lo cual una efectivo resultó malherida y detuvieron seis sospechosos.