La falta de refugios en las paradas de colectivos es una realidad de décadas en el distrito. Ni en centros urbanos ni en la periferia abundan espacios cómodos para que los usuarios aguarden los transportes públicos. Existieron proyectos para licitar instalaciones a cargo de empresas de publicidad, pero no prosperaron. El caso de Juan y Dominga, de 90 y 82 años.

“Desde el año 2014 mis padres están reclamando a la intendencia un refugio en la parada de los colectivos 328 y 237 en la intersección de avenida Juan Domingo Perón y Rodríguez Peña, como así también mejoras en la iluminación de la zona”, nos comenta Laura en contacto con SMnoticias.

“Con 82 y 90 años, esperan el colectivo parados, expuestos al rayo de sol, lluvia y otras inclemencias”, agrega la mujer, quien a su vez reclamó bajadas en las veredas para personas con movilidad reducida. “Esto es muy injusto para ellos, va en detrimento de su calidad de vida”, consideró la vecina.

Como Laura, podés enviarnos tu denuncia o pedido a través de nuestras redes sociales.