La denuncia de Clara y un grupo de vecinos de El Palomar sale de lo común. Olores nauseabundos constantes y un foco infeccioso que crece cada día no son producto de un basural a cielo abierto sino de un vecino con disposofobia.

“Hace más veinte años que vivimos así, y cada vez es peor”, sostiene la vecina de la calle Guarani, entre Serapio Villegas y colectora. “La Municipalidad de Morón se lava las manos” ante esta situación que afecta a todo el barrio, aclara.

Según dan testimonio, el hombre, de nombre Jorge, responde violentamente a los pedidos de la gente. “Vivo al lado y recibo todas las agresiones que te puedas imaginar”, señala Clara.
“A mi marido y a mi nos ha pegado y lastimado por intentar barrer la vereda, nos tiene bajo constantes amenazas; a otra vecina casi le derriba la puerta a palazos, corrió su marido con un cuchillo; tenemos que recurrir al 911 para evitar que invada también nuestras veredas con la basura”, denuncia la mujer que espera la respuesta del Estado.

Vos también podés denunciar o pedir publicación en SMnoticias. Hacelo a través de nuestras redes sociales.