El curso de reeducación vial impulsado por el Municipio logró reducir los casos un 80 por ciento en un año y medio. Más de 2300 personas participaron del taller, único con homologación local, provincial y nacional.

El Curso de Reeducación Vial para el Uso Correcto de la Vía Pública del Municipio de Tigre logró bajar la tasa de reincidencia por alcoholemia un 80 por ciento en el primer año y seis meses de su implementación. De un promedio de 25 casos de reincidencia anuales, los valores se han reducido a tan sólo 5. Por el curso ya pasaron más de 2300 personas.

Esta acción es parte de una tarea permanente de investigación e implementación de acciones innovadoras llevadas adelante por el intendente Julio Zamora. El objetivo es la disminución de las víctimas fatales en siniestros viales haciendo hincapié en la educación y el cambio de valores.

Infractores de los juzgados provinciales de San Isidro, San Martin, San Nicolás, Luján, Malvinas Argentinas, Vicente López, San Pedro y la Ciudad de Buenos Aires, entre otros, asistieron al curso dictado en Tigre, primer distrito que cuenta con esta sanción homologada a nivel local, provincial y nacional.

El taller dictado por la Subsecretaria de Faltas tiene una duración de diez horas dictadas en tres días y es brindado por capacitadores homologados por la Agencia Nacional de Seguridad Vial, con la participación de familiares de víctimas de siniestros viales, quienes aportan una mirada distinta a esta problemática.

El curso se enfoca en una nueva mirada de la seguridad vial, que enfatiza un cambio cultural y de valores. Apunta a comprender al tránsito como es un hecho complejo que se construye entre todos los integrantes de la comunidad, y que cada acción individual repercute de manera positiva o negativa en la vía pública.

En materia de contenidos, se abordan tres ejes temáticos, factores de riesgo en la vía pública, análisis antropológico de las conductas viales y legislación de tránsito. En Argentina, según cifras de la organización Luchemos por la Vida, hay un promedio de 22 muertos por día debido a siniestros viales, donde en más del 50 por ciento de los casos interviene el alcohol.

La sanción a la asistencia del curso surge de la aplicación del artículo 83, inciso D, de la Ley Nacional de Tránsito -24449- que prevé, además del pago de la multa, la concurrencia a cursos de reeducación vial como parte de la sentencia. En caso de no asistir, quedará el dictamen pendiente y el infractor no podrá renovar la licencia de conducir ni vender el auto.

En noviembre del 2017, Tigre inauguró su observatorio vial municipal, dedicado a investigar siniestros con el objetivo de contribuir en la planificación y aplicación de políticas públicas en el marco local y provincial. El objetivo final es producir estadísticas relevantes para trabajar en acciones preventivas en materia de seguridad vial. El espacio procesará información y encontrará recurrencias, identificará zonas de riesgo, ejecutará y monitoreará intervenciones, además de prevenir siniestros y trabajar articuladamente con la Secretaría de Protección Ciudadana.