Cuando el Ministerio de Transporte a cargo de Guillermo Dietrich anunció la obra del viaducto del ferrocarril San Martín, que eleva la traza desde la estación La Paternal hasta Palermo, se afirmó mediante spots que “el tren seguirá funcionando normalmente”, lo que no ocurre desde el 15 de enero con la interrupción del servicio en Villa del Parque. Además el regreso del recorrido completo sería pospuesto para después de la fecha anunciada del 13 de febrero.

Por estos días viajar en el San Martín es nocivo. La aglomeración de pasajeros a causa de las continuas demoras en el servicio y la falta de ventilación en los coches chinos hacen del trayecto una experiencia desagradable.

La construcción del viaducto en la ciudad de Buenos Aires trajo complicaciones a toda la extensión del tren, algo no previsto cuando se presentó la obra, o bien, no difundido para evitar reclamos anticipados.

Como la parrilla de vías de Villa del Parque no es apta para las maniobras de locomotora como cabecera de la línea, las demoras se vuelven más prolongadas que lo habitual. Además, las salidas de la estación no son suficientes en horas pico lo que genera un colapso de público, ya que descienden los pasajeros que tienen como destino La Paternal, Chacarita, Palermo y Retiro.

En redes, la gente expresa su malestar por la situación, pero con un dejo de esperanza de que el servicio se restablezca en su totalidad a partir del 13 de febrero, lo que no sucedería indican fuentes, dado que las obras que realiza una viga lanzadora estarían atrasadas.

Largas colas en Palermo para utilizar los servicios de buses alternativos