Al grito de “no se paga” y “que se quden sin un mango”, decenas de vecinos se manifestaron dentro del Palacio Municipal contra el aumento de las tasas. El incremento que rige a partir de este año es aproximado al 50 por ciento.

Este año, el Municipio ha calculado contar con un presupuesto cercano a los 1500 millones de pesos, con lo cual ha precisado mover diferentes puntos en la ordenanza Fiscal y Tarifaria. A pesar de que el Bingo y las entidades bancarias serán los más afectados por los aumentos, los vecinos comunes tampoco quedaron exentos de la suba de impuestos.

Por este motivo, se formó una protesta espontánea dentro del Palacio Municipal con vecinos que llevaron sus tasas con el nuevo monto y se negaron a pagar. Cabe destacar que en la sesión del Concejo Deliberante donde se aprobó este aumento, la totalidad del cuerpo acompañó la ordenanza.