El temporal llegó por la noche, después de una chaparrón que durante la media tarde solo trajo más humedad y calor a la ciudad. Hay gran cantidad de árboles caídos y calles anegadas. Varios barrios permanecen sin luz. También volaron techos, chapas y elementos de azoteas.

El paso de la tormenta que se abatió en la región pasadas las 22 horas del sábado dejó complicaciones en las calles de los distintos barrios que resultaron afectados principalmente por caída de árboles y ramas producto de los fuertes vientos.

Bomberos Voluntarios junto a personal de Defensa Civil trabajaban durante la madrugada para despejar las distintas arterias. Mientras tanto las empresas distribuidoras eléctricas disponían cuadrillas para rehabilitar el servicio en las localidades que quedaron sin luz.

arbol caido

Las ráfagas en la región superaron los 100 kilómetros por hora, las que se consideran velocidades de huracán. Según el Servicio Meteorológico Nacional, la intensidad de los vientos “tenderá a disminuir gradualmente entre la madrugada y la mañana del domingo”.

arbol caido 1