El jefe comunal de Morón y su par de Tres de Febrero intervinieron frente a la Agencia de Administración de Bienes del Estado y lograron que el predio siga funcionando. Hoy se firmó el permiso que autoriza a la organización la continuidad de sus tareas en el terreno.

El intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, y su par de Tres de Febrero, Diego Valenzuela,  acompañaron la firma del convenio que autoriza el funcionamiento del Refugio Palomar. El terreno que ocupa la organización pertenece a la Fuerza Aérea y allí, la Agencia de Administración  de Bienes del Estado planeaba construir un nuevo complejo del Plan Procrear.

Este permiso, otorgado por la agencia, permite que el predio de 13 mil metros cuadrados continúe siendo utilizado como refugio canino. De esta manera, se garantiza el normal funcionamiento del lugar, donde actualmente hay alojados 200 perros.

Tagliaferro y Valenzuela charlaron con los proteccionistas y reconocieron la importante labor que llevan adelante en materia de concientización y promoción de la salud animal y la tenencia responsable.

Tras la firma del documento, Ramiro Tagliaferro señaló: “Desde el comienzo asumimos el compromiso para que este predio siga funcionando y hoy es una realidad. Para nosotros este es un logro importante, porque es también un reconocimiento a la tarea que los voluntarios hacen todos los días”.

Por su parte, Diego Valenzuela indicó: “Llegamos a este acuerdo gracias al trabajo en equipo junto a Morón y Nación. Estuvimos en diálogo permanente también con el refugio. Finalmente llegamos a una solución satisfactoria y estamos muy contentos”. Y agregó: “Hoy conseguimos la seguridad jurídica del lugar, algo que no se pudo lograr en cuatro décadas, para que las y los proteccionistas que vienen trabajando desde hace años en defensa de los animales pueden seguir haciendo lo mismo en un marco legal y de certeza”.

El Refugio Palomar tiene hoy más de 160 perros en un proceso abierto de adopción y su objetivo es generar una nueva oportunidad para que los animales que hoy ocupan el predio tengan una familia. El espacio cuenta con veterinario, adiestrador, cuidadores y colaboradores y los perros están castrados, vacunados y desparasitados.