Este miércoles se vivió una de las sesiones más calientes del año en el Concejo Deliberante de San Miguel al momento de tratarse las ordenanzas Fiscal y Tarifaria y el presupuesto del año 2018. Hubo chicanas y fuertes cruces entre los ediles del oficialismo y la oposición y enojo desde el bloque de Unidad Ciudadana por sentir que se les faltó el respeto.

En primer lugar se realizó la asamblea con la participación de mayores contribuyentes donde se aprobaron por amplia mayoría las ordenanzas Fiscal y Tarifaria. Marcela Viguera, de Unidad Ciudadana, destacó “el aumento del 70 por ciento al Bingo”, pero recordó la frase del otrora intendente Joaquín de la Torre, hoy ministro de Gobierno provincial, quien en la apertura de sesiones del 2016 se comprometió a solicitar el cierre de la casa de juegos.

Por su parte, Andrés ‘Colo’ Richards, destacó la exclusión de la Tasa Vial. “Los vecinos de San Miguel no padecerán más una doble imposición regresiva”, expresó el edil peronista. Ambas ordenanzas fueron aprobadas con 17 votos a favor y 5 en contra de los concejales y 23 afirmativos de los mayores contribuyentes.

Luego, Richards realizó una moción de privilegio para solicitar la creación del Boletín Oficial Digital. “La Constitución de la Nación garantiza el principio de publicidad de los actos de gobierno y el derecho de acceso a la información pública”, recordó el legislador.

El debate comenzó a calentarse cuando se trató el presupuesto para el 2018. El secretario del cuerpo Gastón Zamparutti, aclaró que se había incluído en el expediente un formulario que faltaba a la hora de haberlo tratado en comisión. Ante esto, Viguera acentuó que el proyecto fue girado al recinto sin esas hojas.

Por su parte, Richards indicó que el sueldo de los empleados municipales es menor a la canasta básica y afirmó que los trabajadores al percibir un salario de 5614 pesos están “por debajo del nivel de indigencia”.

Desde el oficialismo, María de los Ángeles Di Conza expresó: “La ausencia de estas hojas no afectan al presupuesto y sería absurdo ocultar información, no fue ésa la intención. Supongo que ésa no fue la razón de la no presentación de un dictamen en minoría, no ocurrió no se si por falta de acción o simple desinterés”. “La oposición presenta un discurso vacío de contenido y carente de sustento”, disparó la edil, quien agregó: “Es conocido el grado de satisfacción de los vecinos, muestra de esto es que nos siguen acompañando en tres mandatos consecutivos y no se dejan engañar en épocas de campaña por promesas abstractas e irreales que inventan la creación de nuevos hospitales”.

Las palabras de Di Conza enojaron notoriamente a Viguera, quien exclamó: “¿Desde dónde tengo que tolerar que desde una falsa moralidad se me venga a cuestionar mi trabajo, mi compromiso y mi idoneidad?”. “Me toman el pelo cuando me dicen que no presentamos un dictamen serio en minoría. ¿Desde dónde se creen que por ser oficialismo y ganar elecciones me van a callar?”, dijo la concejal kirchnerista, quien calificó de “falta de respeto” las palabras de Di Conza y advirtió: “si quieren esta discusión la seguimos acá o en cualquier lado”.

Luego de esto, Di Conza indicó: “No creo haber faltado el respeto al decir que no se ha presentado un dictamen en minoría quizá por la falta de acción, me hubiera encantado poder verlo. Si alguien se sintió ofendido por cualquiera de mis dichos, expreso sinceramente mis disculpas y quiero que sepan que no fue ése el espíritu de mis palabras”.

El presupuesto (que tiene un monto de $3.529.952.557,638) fue aprobado por 17 votos a favor y 5 en contra, a cargo de los representantes de Unidad Ciudadana.