En una sesión donde retornó a su banca el concejal Emiliano Acuña tras su la suspensión de su licencia, el Concejo Deliberante de Hurlingham manifestó preocupación por el “avasallamiento judicial” de la empresa Farmacity.

En primer lugar, se aprobó sobre tablas la creación de la figura del Defensor del Pueblo en el distrito y se declaró la “preocupación por el decreto reglamentario de la Ley Nacional de Salud Mental”.

Al tratarse todos estos expedientes, también se aprobó la suspensión de la licencia del edil Luis Emiliano Acuña, quien retomó su banca previo al inicio del tratamiento del orden del día. Posteriormente, se declaró de interés cultural un libro sobre la historia del partido de Hurlingham.

Luego, el HCD manifestó la preocupación por el accionar judicial de la multinacional Farmacity, la cual busca lograr que se baje el monto de las bonificaciones que las grandes farmacias deben pagar para vender medicamentos por PAMI. El Legislativo calificó el hecho de “avasallamiento”. “Nos corresponde agregar la parte política y oponernos a determinadas cuestiones”, expresó el socialista Lautaro Aragón.

“Estamos asistiendo a un momento en nuestra patria donde los servicios públicos se convierten en negocios vinculados a aquellos que están al frente del Estado, que no son otra cosa que gerentes o CEOs”, indicó Adrián Eslaiman, del Frente para la Victoria. La iniciativa fue aprobada por mayoría.