Ocurre sobre la calle Nuestra Señora del Rosario, entre Rodríguez Peña y República de Israel, donde conviven dos fábricas textiles, una gráfica y un frigorífico. Jefes y empleados usan la vereda como estacionamiento y el tránsito peatonal se vuelve imposible.

“La calle Nuestra Señora del Rosario es muy peligrosa, así y todo, los vecinos debemos bajar porque la vereda está siempre interrumpida”, comentó Walter en contacto SMnoticias.

Sumado a la complicación que causan los autos, la vereda está en pésimo estado, dice el vecino, por el uso continuo de clarks de carga y descarga.

Cómo Walter, podés enviarnos tu denuncia o pedido a nuestras redes Facebook, Twitter e Instagram, o por mail a [email protected]