El presidente Mauricio Macri supervisó esta mañana el avance de las obras del viaducto de Puente La Noria, que conecta la avenida General Paz con el Camino Negro, en el sur del Gran Buenos Aires.

El Jefe de Estado dialogó con un grupo de trabajadores y les mostró un video con testimonios de los vecinos que manifestaron su satisfacción por una obra largamente esperada.

Del encuentro, realizado en una parte del tramo en construcción, participó además el ministro de Transporte nacional, Guillermo Dietrich.

Macri inauguró en mayo pasado la mano sentido a Provincia y está previsto que en las próximas semanas se habilite la que conduce a la Capital Federal.

El nuevo viaducto elevado tiene una extensión de 800 metros y ya beneficia a unos 75 mil automovilistas y a más de 60 mil pasajeros que viajan diariamente en 21 líneas de colectivos.

En horas pico, los usuarios que emplean el transporte público en dirección a la Provincia ahorran alrededor de 40 minutos en el tiempo de viaje.

El emprendimiento, que lleva adelante Vialidad Nacional con una inversión de 1370 millones de pesos, consta de dos carriles con banquinas en ambos sentidos para conectar de manera rápida y segura la Ciudad de Buenos Aires con el sur del conurbano.

Participaron de la reunión con el presidente, Walter y Juan Héctor Arias, Enrique Lobos, Damián Bossi, Silver Agreda, Juan Carlos Arce, Cristian Condorí y Francisco López. También estuvo el jefe del Primer Distrito de Vialidad Nacional, Juan Alberto Ruiz.

Antes de que se construyera el viaducto había una rotonda donde se formaba un cuello de botella que generaba caos vehicular y demoras de alrededor de una hora para recorrer menos de un kilómetro.

Los trabajos realizados no sólo mejoran el tránsito sino que benefician a quienes viven en los barrios de los alrededores, por cuanto revaloriza el entorno con nueva señalización, mejor iluminación y accesos.

El proyecto comenzó en mayo de 2013, cuando se firmó el acta de inicio de obra. Los trabajos comenzaron en febrero de 2014, pero a diciembre de 2015 se había avanzado solamente un 9 por ciento.

El gobierno nacional intensificó los trabajos a partir de la fecha y en tan sólo 18 meses dejó inaugurada la primera mano.