Mediante sendos comunicados de prensa, el Ejecutivo municipal y la bancada de Nuevo Encuentro cuestionaron la aparición de una cruz esvástica en el interior del predio donde estaba emplazado el centro clandestino de detención conocido como Mansión Seré.

“El gobierno de Morón repudia enérgicamente los hechos de vandalismo ocurridos esta tarde en el predio de la ex Mansión Seré”, informaron desde el Municipio. En el envio de prensa, además, se informó que “ya se realizó la denuncia correspondiente en la comisaría 3 de Castelar Sur, para avanzar con una profunda investigación y dar con los responsables de semejante expresión de odio y violencia”.

Por otra parte, el presidente del bloque de concejales del Frente para la Victoria y referente de Unidad Ciudadana de Morón, Hernán Sabbatella, manifestó, en otro comunicado, su “profundo repudio ante la aparición de una cruz esvástica en el interior del predio del ex centro clandestino de detención Mansión Seré, sobre las excavaciones arqueológicas en el sitio en que funcionó la casa de torturas durante la última dictadura militar”.

“Junto al repudio a este aberrante hecho, exigimos la inmediata intervención de la Justicia y le reclamamos al Estado municipal y a su director de Derechos Humanos las inmediatas aclaraciones del caso”, completa el texto.