La ex presidenta y precandidata a senadora por Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner, visitó ayer el autoservicio Nino, de Almirante Brown, y se reunió con almaceneros en el depósito de la Cooperativa Grupo Glew, compuesta por 15 almacenes que se organizan para hacer compras en conjunto y lograr mejores precios para los vecinos. “Lo más distintivo de esta crisis es la caída en el consumo de comida, que es lo más desesperante”, afirmó durante la recorrida la ex mandataria.

Los comerciantes le aseguraron a la ex presidenta que la caída del consumo se mantiene constante hace meses y no encuentra un piso, y que los productos de la canasta básica encabezan la merma.

En este sentido, Nino, uno de los comerciantes presentes, afirmó que las ventas se “cayeron un 50%”. “Antes vendía siete media res y ahora apenas tres”, remarcó. Nacho, otro de los presentes, comentó que de seis cajones de leche “ahora estoy vendiendo solo dos”, y además sostuvo que las tarifas complican al sector ya que pasó de pagar 700 pesos de luz bimestralmente a tener que abonar 2400 pesos mensuales. Por otro lado Hugo, comerciante de la zona, sostuvo que las ventas “bajaron 40% en Adrogué, que es un barrio de clase media, no me quiero imaginar qué pasa en otros sectores”. “Todos los meses se vende menos”, enfatizó.

En este marco, la precandidata a senadora y ex mandataria de la Nación llamó a la reflexión a “los sectores que todavía no les va tan mal”. ¿Qué harían si no pudiesen darle leche, pan y carne a sus hijos?”, preguntó. “Por ahí escucho que dicen que lo están sufriendo tienen que esperar, pero ¿cómo va a esperar una madre que no le puede comprar leche, pan y carne para sus hijos?”, agregó.

“Hay una gran mayoría que ya no llega a fin de mes y otra que le está costando cada vez más. No hay país que progrese si a más de la mitad de la gente le va mal. Hay una inmensa oportunidad a través del voto de la sociedad para poner un freno a todo esto y lo debemos hacer”, concluyó la precandidata de Unidad Ciudadana.