El episodio ocurrió el viernes a bordo de una unidad de la línea 391. Un delincuente robó pertenencias al pasaje y al ser advertido, huyó rompiendo la puerta del colectivo ante la negativa del chofer de dejarlo bajar. El punga se escapó a pesar del intento de varios pasajeros de detenerlo.

Luego de advertir el robo, la intención del colectivero de encontrar personal policial por las calles de José C. Paz fue en vano. Durante varias cuadras no pudo localizar a la fuerza pública, y a consecuencia, el caco, un hombre de avanzada edad, escapó rompiendo la puerta de ascenso.

Al momento de la huida, ocurrida en la intersección de Hipólito Yrigoyen y San Nicolás, parte del pasaje quiso detenerlo, pero tras varios empujones logro escapar, ya sin el botín, que fue devuelto a los pasajeros. Todo quedó registrado con varios teléfonos móviles.