El referente y conductor del encuadramiento con mayor volumen y fuerza del peronismo sanisidrense en décadas, y quién sostiene metodologías ajustadas a la concepción y a la acción de ese movimiento histórico, obtuvo su primera victoria frente a la burocracia superestructural de las viejas mañas y las claudicaciones que provocan frustraciones políticas y fracasos electorales. Luego de una serie de presentaciones judiciales en la Junta Electoral Provincial, Federico Gelay logró sortear la proscripción impulsada por Teresa García. Sin embargo, competirá con boleta corta, contra la boleta larga de la que goza sólo la lista patrocinada por la candidata a senadora provincial.

El lamentable suceso de las listas proscriptas en el frente Unidad Ciudadana, culminó con una solución a medias en San Isidro, ya que el cuestionado peronismo local sanisidrense encabezado por Teresa García, que acumula prácticamente dos décadas sin presentar una oposición seria al possismo, gozará nuevamente de llevar a Cristina Fernández de Kirchner en el principal cuerpo de la boleta, usufructuando así el deseado “arrastre de votos” que la conductora del frente significa.

Mientras tanto, la lista encabezada por el concejal Federico Gelay y conformada por SUTEBA, ATE, SEIVARA, FOCRA, SUTCAPRA, AEFIP, UPCN, el colectivo Memoria, Verdad y Justicia, el cooperativismo del Bajo Boulogne, los clubes de barrio y las primeras militantes en armar una lista kirchnerista en San Isidro, Adela Pucill, Mónica Dubini, en el año 2003, competirá en las PASO con boleta corta.

La Junta Electoral Provincial evidenció así la patraña que la junta del frente puso como excusa para proscribir la lista encabezada por Federico Gelay, aquella a la que se “observaba” por falta de avales, teniendo en cuenta que la agrupación había presentado más del triple de los avales requeridos. Queda así desactivado el intento de proscripción llevado a cabo por Teresa García y sus alianzas e intereses inconfesables, que a pesar de ello logró utilizar sus influencias para que Federico Gelay, el oponente que nadie desea ni dentro ni fuera del peronismo, no obtenga la lista larga.

De esta manera, habrá PASO en San Isidro y sólo una lista llegará octubre, la lista encabezada por Federico Gelay, con gran representación en las seis localidades y de las pequeñas comunidades; o la patrocinada por la candidata a senadora provincial, que acumula décadas de fracasos, precedidos y provocados por mediocres, amanuenses y claudicantes que no pudieron, no supieron y no quisieron ser fieles ni a su pertenencia política ni a sus comunidades, ni a los hombres y mujeres a los cuales les deben representatividad.