Así se expresó esta mañana el diputado nacional, en referencia al desalojo realizado en la planta de Pepsico ubicada en Vicente López.

Asimismo, Massa explicó: “Pepsico no tenía problemas económicos, el cierre de la planta es un reordenamiento de su estructura para bajar costos y relocalizar a la empresa. El gobierno se pone siempre del lado de la rentabilidad de las empresas y se desentiende de los problemas de los trabajadores”.

En ese sentido, agregó: “Cada vez son más las empresas que cierran sus puertas por la caída de la actividad, del consumo y la falta de capacidad del gobierno para crear trabajo. Desde que asumió Mauricio Macri, hubo 264.143 despidos y suspensiones, la mayoría en la industria. En lo que va del año se registraron 22.369 despidos y suspensiones”.

Y amplió: “El caso de Pepsico se suma a una larga lista que incluye a Cerámica San Lorenzo en San Luis, la embotelladora de Quilmes (Pepsi) en Trelew, Sancor. Y los más vulnerables son los trabajadores informales que no tienen protección”.

Sobre el desalojo, opinó: “El gobierno decidió avanzar con un esquema represivo porque entiende que le da rédito. El presidente no termina de entender que el rol del Estado es arbitrar en la relación desigual de empresarios y trabajadores. Claramente, actúa como un empresario”.

Massa también destacó que “si los trabajadores tuvieran confianza en el rumbo de la economía no estarían tan preocupados como ahora”. “Tienen cada vez más miedo de perder el empleo porque saben que es muy difícil conseguir otro  y no sienten que el gobierno tome medidas para proteger las fuentes de trabajo. Las pymes cierran porque no aguantan más el ajuste, el aumento de las tarifas, la inflación y la apertura de las importaciones y las empresas grandes se deshacen de trabajadores para mejorar la rentabilidad”, enfatizó.

Para concluir, Sergio Massa sostuvo: “Argentina necesita paz y unidad, terminar con la violencia. La política económica del Gobierno está enfrentando a los argentinos. A los empresarios contra los trabajadores y a los ricos contra la clase media”. Este no es el país que soñamos y queremos construir”, cerró.