El Concejo Deliberante de Vicente López trató y aprobó ayer la rendición de cuentas del intendente Jorge Macri. Fue por 15 votos positivos contra 9 negativos. Las críticas opositoras se centraron en la subejecución de partidas, la modificación de las mismas y en el gasto en publicidad. “Gastamos el dinero de los vecinos de Vicente López en mejorar su calidad de vida”, afirmaron desde el oficialismo.

La jornada contó con la asistencia de los 24 ediles. En la misma se discutieron dos dictámenes, uno de mayoría, aprobando la rendición de cuentas; y otro de minoría, rechazándola.

El debate lo abrió, como de costumbre, el macrista Diego Enrich. “Gastamos el dinero de los vecinos de Vicente López en mejorar su calidad de vida”, lanzó, al tiempo que aclaró: “Estamos muy conformes con el camino recorrido, pero no nos conformamos, nos desvela lo que aún no hemos conseguido”.

Asimismo, habló de ingresos por 3016 millones de pesos, cuando lo previsto fue de 2772 millones, y dijo que el promedio de ejecución presupuestaria fue superior al 95%. Luego, tras destacar los aportes de Nación y Provincia a los vecinos, sentenció: “Que mejor rendición de cuentas que el reconocimiento que nos brindan los vecinos elección tras elección”.

Por su parte, desde el Partido Justicialista, Rubén Volpi informó que hubieron “más recursos de los presupuestados”, y lamentó que “no se pudo hacer un seguimiento ordenado de los gastos” por las continuas modificaciones al presupuesto aprobado. En ese sentido, aseguró que, “por decisión unilateral del Ejecutivo” más de un tercio del presupuesto fue modificado. También hizo alusión a una subejecución presupuestaria del 26%, al uso de fondos afectados para otros fines y a la existencia de numerosas “compras sin compulsa de precios”.

El oficialista Marcelo Chocarro sostuvo que “el vecino paga sus tasas cuando ve que hay una gestión que responde”. En esa línea, repasó algunas obras realizadas por el gobierno comunal, como la repavimentación de la calle Paraná, la construcción del Centro Universitario, la puesta en valor de la estación Aristóbulo del Valle, la construcción de un nuevo Centro de Monitoreo y la instalación de destacamentos policiales en diversas plazas del distrito.

A su turno, Margarita ‘Meneca’ Djedjeian, reclamó por mayor transparencia, aunque reconoció que, durante el análisis de esta rendición de cuentas, tuvieron acceso a la clave RAFAM. Además, consideró que hubo una “excesiva inversión en publicidad, en desmedro de otras áreas, como la que se ocupa del mantenimiento de la red pluvial, donde hay subejecución”, y cuestionó el uso de la publicidad oficial para realizar campaña política.

“Había 20 millones de pesos para destinar a obras hidraúlicas, pero solo se gastó poco más de 1 millón”, continuó, y dejó en claro que “el Departamento Ejecutivo nos tiene acostumbrados a las subejecuciones”.

Le respondió Diego Pesa, hombre del oficialismo, quien afirmó que se gastaron 135 millones de pesos en obras hidráulicas, recursos provenientes de Nación y Provincia. Además, reiteró que, al analizar secretaría por secretaría, se observa un nivel de ejecución superior al 95%. “la mejor aprobación a la rendición de cuentas uno la encuentra cuando habla con los vecinos de Vicente López”, chicaneó.

Sofía Vanelli, del Frente Renovador, centró su intervención en las subejecuciones presupuestarias que se dieron en las diferentes áreas, situación que contrapuso con el incremento que se dio en las partidas destinadas a publicitar al Municipio. “Hay 9 millones de pesos de subejecución en el Plan Federal de Viviendas. Además, el 44% del presupuesto en seguridad está subejecutado, por lo tanto no le llegó a los vecinos”, informó.

Desde el mismo espacio, Germán Maldonado justificó su voto negativo haciendo alusión a la excesiva reasignación de partidas, las inconsistencias en el gasto y las subejecuciones presupuestarias. Expuso, además, que la mayoría de la obra pública realizada en el período fue hecha con fondos provinciales, y entendió que hubo una “mala gestión de los recursos municipales”.

La ex japonesista, hoy ultramacrista, Mariana Colela, se despachó con una frase netamente política. “El Ejecutivo municipal leyó muy bien la prioridad de los gastos, porque en cada elección fue aumentando su caudal de votos”, lanzó.

Por su parte, desde el Movimiento Evita, Joaquín Noya explicó que “hubo 45 decretos modificatorios del presupuesto aprobado por este Concejo Deliberante”, y desmintió los índices de ejecución planteados por el oficialismo enumerando subejecuciones presupuestarias registradas en diversas áreas del Municipio. “Este Municipio tiene presupuesto como para cerrar la grieta, la verdadera, no la que ustedes alimentan, la grieta entre los que más tiene y los que menos tienen, y no lo hace”, aseveró.

Seguidamente, la kirchnerista Malena Cholakian cuestionó los pocos recursos que la Comuna destinó a combatir la violencia de género. En esa línea, pidió que se invierta en construir un refugio para mujeres que son víctimas de esta problemática, e instó a que se escuchen las propuestas sobre el tema impulsadas por las bancadas opositoras. “Es preocupante que no se invierta en políticas para prevenir este flagelo”, manifestó.

Promediando la jornada, Lorenzo Beccaria protagonizó una divertida intervención. El dirigente del peronismo mostró una factura de una empresa santafesina que imprimió cartas y crucigramas con el nombre del intendente de Vicente López, que se repartieron, en el verano, en el Paseo de la Costa. Además, se puso una bufanda con el logo municipal, que se repartió en algunos colegios, y pidió que se incluya al jefe comunal en el listado de “intendentes ploteadores”, haciendo alusión a la polémica generada en torno a los alcaldes que escribieron su nombre en bienes municipales. El eje de su discurso fue el desmido gasto que, para él, se realizó en publicitar.

El cierre estuvo a cargo del titular de la bancada oficial, Antonio Rendón Russo. “Está bien que se haga publicidad e los actos de gobierno, porque otros no hacían un carajo y pintaron toda la Provincia de naranja”, retrucó. A su vez, le reclamó coherencias a los opositores identificados con el ex intendente Enrique García. “Se escandalizan por las cosas que hicieron durante todos los años que fueron gobierno, que antes estaban bien y ahora están mal”, apuntó.

Finalmente, hizo referencia a una subejecución de solo un 2%, y consideró que la rendición de cuentas es “equilibrada y racional”. “El pueblo, en octubre, es el que seguirá aprobando o no la rendición de cuentas de Jorge Macri”, cerró.

La votación marcó una aprobación del dictamen de mayoría por 15 votos positivos contra 9 negativos. A favor se expresaron los 14 integrantes del bloque Cambiemos más el concejal radical Alejandro ‘Totito’ González; votaron por la negativa, Claudia Ávalos, del GEN; la vecinalista ‘Meneca’ Djedjeian; los massistas Germán Maldonado y Sofía Vanelli; y los integrantes del interbloque PJ-FpV, Lorenzo Beccaria, Malena Cholakian, Julieta Martínez Molto, Joaquín Noya y Rubén Volpi.