Los problemas cotidianos que agobian a los propietarios de pymes y a pequeños comerciantes, se trasladan a quienes todos los días ponen lo mejor de sí para que estas funcionen, los trabajadores.

Según un informe llevado a cabo por el INDECOM junto al INDEC y sus cámaras asociadas, en los primeros meses del año cerraron 6.800 pymes y se perdieron más de 150 mil puestos de trabajo. El gran desafío de hoy es buscar alternativas para que las maquinas sigan funcionando y no se oxiden y las persianas puedan seguir abiertas. Lo ideal es crear círculos virtuosos de consumo para que puedan participar todos, pero esto está muy lejos de los planes económicos del gobierno que sostiene que retrayendo el consumo acabará con la inflación.

Y tan equivocados no están, porque es cierto que cuando ya nadie tenga un peso para comprar nada no habrá́ especulación en los precios. Pero a esa altura miles de nosotros nos habremos quedado fuera del sistema, o veremos cómo nuestros hijos se vuelven a ir del país en busca de un mejor futuro.

El tejido social de nuestro distrito se resquebraja día a día. No hay jornada en la que un padre no vuelva a su casa diciendo que se ha quedado sin trabajo. Ya en nuestra zona industrial, de Villa Lynch y Villa Progreso, se empieza a apagar el ruido de muchas de esas máquinas que aturdían de felicidad a quienes llevaban el pan a su casa, orgullosos de su oficio. Hay que defender las fuentes de trabajo dado que la pymes representan el 80% del total de  la industria local.

Por eso quiero acercarles algunas propuestas para que debatamos juntos y las pongamos en funcionamiento.

1-    Plan de salvataje de pymes a través de la obtención de créditos blandos, con tasas subsidiadas, y plazo de gracia, para aquellos que necesiten renovar sus bienes de capital o incrementar producción para poder abastecer nuevos mercados.

2-    Plan de refinanciación de deudas fiscales y tributarias, adecuando los pagos a la real capacidad contributiva. Establecer incentivos por buen cumplimiento fiscal.

3-    Establecer reducciones de la Tasa de Seguridad e Higiene a los establecimientos que tomen nuevos empleados, tanto sea por su primer trabajo como por ser egresados de escuelas del distrito, siendo este incentivo aplicable a la incorporación de trabajadores residentes en San Martin.

4-    Planes de apertura de nuevos mercados en donde participe activamente el gobierno municipal.

5-    Obtención de una tarifa comercial de los servicios subsidiada para pymes.

6-    Un Municipio garante de nuevas líneas de comercialización para los productos que se fabrican en San Martín, a través de la apertura de ferias locales, zonales y nacionales.

7-    Obtención de líneas de crédito para aquellas empresas que quieran reconvertir su producción, en la medida que mantengan las fuentes de trabajo.

8-    Generación de cooperativas de trabajo que agrupen a artesanos y pequeños profesionales para la producción de bienes de consumo y servicios que el distrito requiera.

Estas y algunas más son soluciones posibles y necesarias a los problemas que no dejan dormir a nuestros vecinos. Es necesario hacer análisis correctos de la realidad, pero mucho más lo es tener soluciones para devolverle la tranquilidad a nuestra gente y que resulte cierto para el distrito el titulo de Capital Nacional de la Pequeña y Mediana Empresa Industrial. Ese es nuestro compromiso y es por lo que trabajamos todos los días.

Alejandro Phatouros