El hombre había salido de un penal tras cumplir una condena por robo tres días antes de desaparecer, Esta noche habrá una marcha para que los dos aparezcan con vida.

La última vez que la familia vio a Luciano Lionel Barbeito, de 25 años, fue en la madrugada del 1 de abril en el partido de San Martín. La misma noche en que desapareció Araceli Fulles en la misma zona. Mientras se avanza sin novedades en la búsqueda de ambas personas, y sin conocer si hay conexión entre las dos desapariciones, esta noche habrá una marcha para pedir que aparezcan con vida.

“Los elementos que encontramos nos dicen que desapareció la misma noche o madrugada que Araceli. Estamos pidiendo que se difunda su imagen y que se actúe con más rapidez. No vemos que la Justicia esté haciendo algo concreto para encontrarlo”, dijo en declaraciones a la prensa Pablo, hermano de Luciano, quién desestimó que los dos jóvenes se conocieran.

El joven había pasado por la casa de su ex suegra en José León Suárez, partido de San Martín, a las 23.30 del viernes 31 de marzo, y una hora después fue visto parado en un kiosco en la intersección de las calles Andrés Lamas y Miguel Ángel, de esa localidad, pero su familia no volvió a tener contacto.

Tres días antes de su desaparición había salido de un penal, donde cumplió una condena de un año y medio por robo a una estación de servicio, contó su hermano, quien agregó: “Se lo veía contento, mis padres lo fueron a buscar cuando salió y se puso a trabajar con mi viejo”.

La familia de Luciano convocó a una marcha para hoy a las 18 horas en la Plaza San Martín, en la esquina de San Martín y Belgrano, a metros de la sede municipal, de la que también participarán los familiares de Araceli “para que los encuentren a los dos con vida”, señaló Pablo.

La búsqueda de Araceli

Más de un centenar de policías, bomberos y gendarmes realizan operativos para buscar a Araceli Fulles mientras el Ministerio de Seguridad bonaerense estipuló una recompensa de 500 mil pesos para quien pueda aportar información sobre la joven.

Ricardo Fulles, el padre de Araceli, consideró hoy que “la gente que se llevó” a la mujer de 22 años “trabajó tan bien que no dejó ni un rastro”.

El hombre también sostuvo que no cree que “haya algún conocido” involucrado en la desaparición de su hija, ni que se haya ido por sus propios medios porque “para irse tendría que tener motivos o haber estado mal con su propia familia”.

En la misma línea, el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, enfatizó que “se están siguiendo todas las pistas, toda la información que va llegando de la Fiscalía, que aportan los amigos y la familia y hasta aquí todas estas investigaciones no han dado ningún resultado cierto”.

El jefe comunal puntualizó que desde el Municipio están “rastrillando barrio por barrio, estaciones, comercios y pegando carteles con las fotos de Araceli, en función de que todos los vecinos de San Martín estén atentos y colaboren”.

La joven pasó la noche del 31 de marzo y madrugada del 1 de abril con amigos a una cuadra y media de su casa pero según relataron las personas que estaban con ella, a las 2 de la madrugada recibió un llamado y se fue a otro lugar.

Sus allegados también precisaron que a las 7 de ese mismo día, Araceli Fulles se comunicó con su madre y le dijo que pusiera a calentar la pava para tomar unos mates porque volvía a su casa del Barrio Sarmiento, lo que finalmente no sucedió.