Cientos de vecinos se movilizaron desde la intersección de la avenida Vergara y Roca para manifestarse contra el convenio que firmó el Municipio con el Club Atlético River Plate para que la institución utilice el Polideportivo para que practiquen sus divisiones inferiores.

“Esta es una marcha autoconvocada por muchos vecinos”, explicó el dirigente Sandro Silva, quien de todos modos aclaró que acompañó la movilización fuera del ámbito de la política. “Nos enteramos de la firma de este convenio, donde hay muchos puntos oscuros, como el uso prioritario de River Plate”, explicó.

Silva indicó que “River Plate va a venir con su propia seguridad y entendemos que se le va a complicar a los vecinos acceder libremente”. “No vemos que haya un rédito importante, los horarios que están especificados son a partir de las 18, cuando las canchas quedarían en libertad, pero para eso cualquier ciudadano tiene que pedirle autorización al Municipio”, señaló el dirigente, quien argumentó que esto “desalienta” la utilización del predio.

“Yo me pregunto qué van a hacer con la gente que viene a la pileta, tenemos vecinos, jubilados y chicos en rehabilitación que van a ver cercenado el uso. No veo el redito económico a costa de que no se puede utilizar. En el convenio dice que la inversión es de dos millones de pesos en dos años”, sostuvo.

“Uno imagina que con 80 mil pesos por mes la inversión va a ser muy poca, no alcanza para alambrar las canchas de futbol y no sabemos cuál es el beneficio para los vecinos”, agregó.

Ante la consulta de si se realizará una audiencia pública, el dirigente acentuó el caracter de “no vinculante” de la herramienta. “Aunque vengamos los 200 mil habitantes no va a tener sentido, con lo cual van a continuar en el Concejo Deliberante donde tienen mayoría. Para los concejales pareciera que viene Disney, para nosotros todo lo contrario”, concluyó.