Compartían el patio de una casa y ya habían tenido problemas de convivencia. La mujer de la víctima denunció al agente en Facebook.

Un joven de 18 años fue asesinado a balazos delante de su familia durante una discusión vecinal, y por el crimen detuvieron a un gendarme, en la localidad bonaerense de Wilde.

El hecho ocurrió anoche, alrededor de las 22.30, en un PH ubicado en General Arredondo al 6200, entre avenida Onsari y San Carlos.

Fuentes judiciales informaron a Télam que todo comenzó cuando la víctima, identificada como Kevin Elías Zerón Santoro, estaba por cenar con su novia, llamada Karen, de 28 años, una hermana y tres sobrinos.

En ese momento, un vecino que trabaja en Gendarmería Nacional se acercó a la casa y comenzó una discusión hasta que con su pistola reglamentaria efectuó tres disparos que impactaron en el cuerpo del joven.

Según las fuentes, el muchacho murió casi en el acto como consecuencia de las lesiones sufridas, mientras que el agente, llamado Rafael González, de 28 años, fue detenido por personal de la comisaría 5ª de Wilde.

“Este tipo le debía dinero a la novia de Kevin, que vive ahí porque le había cuidado a sus hijos, y la discusión comenzó primero con ella”, aseguró a Télam Romina, hermana de la víctima que no estaba al momento del hecho. De acuerdo a su testimonio, el gendarme fue directamente con la pistola 9 milímetros en la mano y su hermano quiso sacarle una foto con el teléfono para luego realizar la denuncia por amenazas.

“El asesino dice que le disparó porque pensó que lo apuntó con un arma, quiere que quede como un caso de legítima defensa pero en realidad fue directamente a matar”, afirmó la mujer, quien integra la Policía Local de Avellaneda.

Según la mujer, dos hombres que estaban con el gendarme le quitaron el arma y él quiso escapar, pero como ella alertó a sus pares fue detenido inmediatamente. La hermana de Kevin contó que su hermano hacía dos meses que vivía con su novia y que González hacía varios años que residía en ese lugar.

Los familiares del joven asesinado aguardaban esta mañana que el cuerpo sea entregado tras la autopsia que se estaba realizando en la morgue judicial. “Increíble, irónico, inexplicable ser una uniformada y que un uniformado gatillo fácil mate a mi hermano sin razón alguna”, publicó Romina en la red social Facebook.

En tanto, los investigadores secuestraron tres vainas servidas que serán peritadas con la pistola del presunto agresor para determinar si efectivamente, como se cree, fue la utilizada para cometer el homicidio.

Además se realizaron dos allanamientos de urgencia durante la noche en busca de otra arma de fuego pero no encontraron ninguna, por lo que quedó confirmado que Kevin estaba desarmado.

El hecho es investigado por el fiscal Mario Prieto, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 2 de Avellaneda, Departamento Judicial Lomas de Zamora, quien indagará al gendarme en el transcurso del día.